El colombiano 45 millones

El cálculo es realizado por el Reloj de Población instalado en el DANE. Aunque se sabe cuándo y a qué hora nacerá, no se puede decir en dónde será.

Cuando hayan transcurrido 9 horas y 35 minutos de la mañana de este domingo 12 de julio el Reloj de  Población del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE) estará registrando el nacimiento en cualquier parte del territorio colombiano del habitante 45 millones de este país; 41 años después, en 2050, la población nacional será de 56 millones, según las estimaciones de la Oficina de Censos de Estados Unidos.

Las estimaciones del DANE son posibles gracias a la combinación de diferentes variables, como las tasas de mortalidad, natalidad y migraciones; el cruce de estos datos genera el ritmo en el reloj poblacional que es responsable de decirle al país cuántos ciudadanos somos. Sin embargo, con todo y la pericia de los técnicos del Departamento, con toda la sapiencia de la estadística moderna, sigue resultando extraña la idea de un reloj plenipotente que sabe cuántas personas hay en un país. ¿Qué tan acertado es el reloj? “Lo suficiente como para poder hacer esa estimación”, afirma con seguridad Ernesto Rojas, quien fue durante siete años, en dos períodos diferentes, director de la institución.

El próximo hito en la historia demográfica colombiana será dentro de 14 años, cuando en el año 2023 la población nacional llegue a los 50 millones, o sea cinco millones más de la actual, lo que indica que ahora anda más despacio el Reloj de Población del DANE, pero no por fallas electrónicas, sino porque las nuevas proyecciones se han modificado partiendo de nuevas evaluaciones e información suministrada por el último censo efectuado en 2005.

La técnica que hace posible la existencia del reloj fue desarrollada por la famosa Oficina de Censos de Estados Unidos (Census Bureau), que desde los años 60 se ha dedicado a complementar su base de datos con la estimación de la población de todos los países del mundo.

Según sus cálculos, en Colombia habita el 0,7% de los 6.769’841,757 (seis mil setecientos sesenta y nueve millones) que constituyen el total de personas que, en 2009, hay en el planeta Tierra.

Teniendo en cuenta las cifras más recientes publicadas por el Bureau, Colombia habría tenido a mediados de 2005 una población de 41’487.778, que es casi igual a la censada por el DANE con su nuevo método de alta tecnología: los cálculos del Departamento fueron de 41’290.973. Sorprende la diferencia tan pequeña de 196.805 personas, equivalente al 0,47%. Este margen de error resulta excepcionalmente bueno y marcará un “hito importante, muy difícil de superar en el futuro”, de acuerdo con el análisis de un destacado demógrafo que prefirió el anonimato.

El censo de 1993, que produjo cifras “sobreestimadas”, dio un total ajustado diferente al de Bureau en 1’921.691 personas, lo que significa que junto a las modificaciones de los saldos netos migratorias se traduce en una diferencia de 4’551.366 personas.

Las nuevas estimaciones y proyecciones del Bureau para Colombia contienen la información demográfica que hacen un ajuste a sus anteriores cálculos a partir del reconocimiento que desde 1997 se ha registrado un flujo importante de migraciones al exterior. Otra de las conclusiones de ese estudio de la Oficina estadounidense indica que para el año 2050 la población colombiana será 8’749.714 menos que la calculada anteriormente.

Sin embargo, todos estos son datos inútiles sin la interpretación correcta, la mirada que traspasa los números y los pone en contexto en la realidad. “Llegar a los 45 millones de habitantes representa para Colombia la necesidad de concientizarnos de que ya no somos un país de niños, sino con una población adulta”, afirma Rojas.

Lo preocupante de este dato es, según Rojas, que el hecho de tener un país más adulto genera más cargas para toda la economía, pues es gente que progresivamente necesitará más atención del Estado, en servicios claves como la salud y la seguridad social.

Tendencias de la población en Colombia

Colombia será, con el paso del tiempo, un país con una población cada vez más vieja; la tendencia es similar en todo el mundo.

Según Ernesto Rojas, ex director del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE), esto implicará mayores cargas para el sistema de seguridad social. “Cuantas más personas viejas haya, la carga será mayor para los sistemas de salud, por ejemplo; ellos necesitarán que alguien las cuide”, asegura Rojas.

Asimismo, la composición de la familia en Colombia ha cambiado. El núcleo familiar se ha visto disminuido, así como también lo ha hecho el número de hijos que una pareja decide tener. “Lo preocupante de esta tendencia es que el tener tíos y primos y abuelos ayudaba cuando había una emergencia de salud, de trabajo y en general cualquier calamidad familiar. Ahora, esas personas que no tienen quién les ayude porque su familia es muy pequeña buscarán la mano del Estado para solucionar sus problemas”, afirma el ex funcionario.

Temas relacionados
últimas noticias

El café y las montañas