Descubren el eslabón perdido del VIH

Constatar que los chimpancés sí se enferman por cuenta de un virus similar al que provoca el sida abre nuevas perspectivas de tratamientos.

Un nuevo estudio, elaborado por científicos de la Universidad de Alabama de Birmingham, encontró lo que algunos expertos han denominado “el eslabón perdido” entre el virus del VIH, causante de la epidemia del sida en humanos, y un virus similar que circula entre simios (primates como chimpancés, orangutanes o gorilas) y micos (parientes de menor tamaño).

Hasta el día de hoy era sabido que micos y simios contraían el Virus de Inmunodeficiencia de los Simios (VIS), pero nunca se enfermaban a causa de éste. Sin embargo, la investigación, publicada en la revista Nature, da cuenta de cómo el virus, muy parecido al VIH, está matando a los chimpancés del Parque Nacional Gombe, en Tanzania; los chimpancés son el primate más cercano al hombre, su ADN tan sólo difiere del nuestro en 2%.

De acuerdo con Beatrice Hahn, directora de la investigación, durante una década se había asumido que los simios no se enfermaban por culpa de este virus basándose en escasas pruebas científicas. El estudio, en el que se recolectaron muestras de orina y de excrementos de los chimpancés durante nueve años para su análisis, demostró que los primates infectados con el VIS (entre el 9 y 18% de la población del parque natural) tenían un riesgo entre 10 y 16 veces más alto de morir; todos los infantes que tenían el virus murieron.

Además, una autopsia realizada en una chimpancé que contrajo el VIS reveló que el conteo de CD4 T, un grupo de células inmunológicas, estaba en un nivel muy bajo; este es el mismo tipo de células que el VIH destruye en los humanos. Además, cuando aún estaba viva, la chimpancé mostró síntomas similares a los de las personas con sida.

La investigación permitirá a los científicos adentrarse en la forma como el virus afecta a diferentes tipos de primates. Asimismo, descubrir que los chimpancés sí se enferman por cuenta del VIS, pero saber que los micos no, da la posibilidad a los investigadores de explorar cuál fue el paso que, evolutiva e inmunológicamente, dieron los segundos para desarrollar una aparente defensa natural contra los efectos del virus.

Las conclusiones del estudio abren la posibilidad para trabajar en el desarrollo de medicinas y vacunas en los chimpancés, que puedan luego ser aplicadas a los humanos debido a la cercanía que existe entre estos primates y el hombre.

Temas relacionados

 

últimas noticias

¿Donde nadar con tiburones?

Rush, la nueva apuesta de Toyota

Ucumarí, un robot para la exploración espacial

Aventura en los desiertos del Perú

Una aventura 4x4 por Quindío