Planta que se autoirriga

El descubrimiento fue hecho por científicos israelíes.

Científicos de la Universidad de Haifa-Oranim, en Israel, han descubierto una extraña adaptación en una planta conocida como ruibarbo de desierto, presente en las áridas montañas que este país comparte con su vecino Jordania. En este sitio el promedio de lluvias es de 75 milímetros por año (el promedio de Bogotá es de 700 milímetros) y la flora consiste en diferentes plantas espinosas y con raíces superficiales; el ruibarbo presenta grandes hojas y sus raíces se entierran en lo profundo de la seca tierra.

La razón para este crecimiento inusual es, de acuerdo con los hallazgos de los investigadores, un sistema de canales que corren a través de las hojas de esta planta y que logran captar hasta 16 veces más agua que cualquiera de sus competidores. “Es el primer ejemplo de una planta que se autoirriga”, aseguró Gidi Ne’eman, uno de los autores del estudio.

Estas características, según Ne’eman, hacen que la planta logre disfrutar de un régimen de irrigación de 427 milímetros por año, lo que equivale a la cantidad de agua presente en un clima mediterráneo y no desértico. Anualmente, el ruibarbo de desierto logra captar más de 4.300 centímetros cúbicos de agua.

Gracias a los canales presentes en las grandes hojas del ruibarbo, el agua penetra en el suelo hasta 10 veces más profundo que el resto de la flora presente en las montañas de Israel y Jordania.

Temas relacionados
últimas noticias

Fútbol sin arquero para ‘cracks’

El poder de la sugestión