Tests para enfermedades sexuales en colegios de EE.UU.

La medida generó enfrentamientos entre los padres y las autoridades de salud.

El alarmante aumento en el índice de adolescentes con infecciones de transmisión sexual obligó a las autoridades estadounidenses a tomar drásticas medidas: todos los estudiantes mayores de 12 años deberán someterse a exámenes en sus colegios para identificar si han sido contagiados con alguna enfermedad, especialmente clamidia y gonorrea, las más comunes en ese país.

La polémica medida ya había sido implementada en ciudades como Filadelfia, Baltimore, Nueva Orleans, Chicago y Nueva York, y después de las vacaciones de este verano también se instaurará en Washington, en donde, a diferencia de los otros lugares, no se necesitará el consentimiento de los padres. El procedimiento consiste en que los alumnos deben asistir a unas charlas de 45 minutos sobre higiene sexual y prácticas seguras, aquellos que no deseen participar tendrán que someterse a exámenes de laboratorio y comunicarles los resultados a sus padres. Las pruebas correrán por cuenta del Estado.

Las críticas no se han hecho esperar. Tanto los padres como algunos políticos, entre ellos el concejal de Washington William Lockridge, no conciben que tengan que firmar permisos para que sus hijos salgan de excursión y su opinión no sea tenida en cuenta en una situación tan delicada. Shannom Hadder, del Departamento de Sanidad de esta ciudad, explicó a los medios de comunicación locales que “los porcentajes de estas enfermedades en el país son peores que en el oeste de África”, por lo cual resulta urgente tomar cartas en el asunto.

Germán Salazar, médico ginecólogo experto en adolescentes, cree que este tipo de iniciativas son las ideales para combatir los altos índices de jóvenes infectados con el virus del papiloma humano, el sida, el herpes, la gonorrea, entre otras. Sin embargo, asegura con preocupación que en Colombia eso no sería posible por los altos costos y porque los colegios son muy reservados con estos temas y nunca permitirían que se implementara algo similar.

Lo cierto, advierte Salazar, es que lo que está sucediendo en Estados Unidos es un llamado de alerta para nosotros, pues “aunque según las encuestas el 95% de los adolescentes reciben información oportuna sobre este tema, el 57% no se protege”. Es momento, sentencia, de abrir los ojos ante esta cruda realidad y concientizarnos de que las nuevas generaciones están corriendo peligro a menos de que se les enseñe a llevar una vida sexual sana, protegerse y ser responsables.

Las enfermedades de los adolescentes colombianos

En Colombia, a diferencia de lo que sucede en Estados Unidos, las enfermedades de transmisión sexual más comunes entre los adolescentes no son ni el herpes, la clamidia o la gonorrea. En nuestro país los índices más altos son por cuenta del virus del papiloma humano y las infecciones vaginales.

Lo más preocupante es la ignorancia y desinformación que existe al respecto, pues la mayoría de jóvenes cree que por haberse vacunado contra el papiloma puede dejar de usar preservativos, porque estaría a salvo de contraer otras infecciones. Así lo ha podido identificar el médico ginecólogo, experto en adolescentes, Germán Salazar.

A esto se suma el hecho de que muchos jóvenes piensen que los métodos de planificación sexual son suficientes para protegerse, al igual que la confianza que les inspiran sus parejas y por esto no utilizan el condón, lo que ha contribuido a aumentar el número de adolescentes con enfermedades de transmisión sexual.