“Educación de calidad es costosa”

En busca de la acreditación internacional, el reelegido rector de la Universidad de los Andes, Carlos Angulo Galvis, cree que instituciones públicas y privadas deben buscar modelos de cooperación.

Reelegido por tercera vez como rector de la Universidad de los Andes, Carlos Angulo Galvis habló sobre los desafíos que le esperan al frente de la institución. Investigación, acreditación internacional, apoyo financiero para estudiantes de bajos recursos y creación de maestrías y doctorados resumen sus tareas de los próximos meses.

¿Qué tanto ha cambiado la universidad desde que usted llegó a la rectoría?

Creo que el cambio más notorio hoy es que nos estamos convirtiendo en una universidad de investigación. Por otra parte, en los últimos tres años la universidad pasó de 75 mil metros cuadrados a 142 mil metros cuadrados. El cincuenta y tres por ciento de nuestros profesores de planta tiene título doctoral y el cuarenta por ciento de maestrías.

¿Cuáles serán sus prioridades de trabajo para los próximos dos años?

Si queremos que la Universidad de los Andes sea en verdad una universidad de investigación de talla mundial, es imprescindible avanzar en los temas de acreditación internacional. Adicionalmente, seguir fortaleciendo el programa de becas y apoyo financiero para estudiantes. Esperamos que el programa Quiero Estudiar llegue a apoyar el 10% de la población de pregrado.

¿Cómo buscan posicionarse como una universidad de investigación de talla mundial?

La universidad en nuestros días no sólo debe transmitir el conocimiento producido por los demás, sino producir conocimiento propio. Es por eso que hemos fortalecido la formación profesoral, la infraestructura de laboratorios y tecnologías de información. Tenemos 134 grupos de investigación reconocidos por Colciencias.

¿Cuál cree que es el rol que juegan las universidades privadas versus las públicas?

Lo importante es la calidad de la educación. Creo que no se debe diferenciar entre universidades públicas y privadas, sino aunar esfuerzos entre aquellas que tienen objetivos similares. Debemos dejar de pensar en que esto es una competencia.

Siempre aparece la discusión de los altos costos que tienen que pagar los estudiantes en los Andes. ¿Por qué es tan costosa?

La educación de calidad es una inversión, no solamente personal sino social. Desafortunadamente la educación de calidad es costosa y ese no es un asunto sólo de los Andes o de Colombia, sino mundial. Las universidades no deben sacrificar la educación de calidad para bajar sus costos, sino hacer más eficiente la gestión administrativa y financiera.

¿Cómo ve las políticas que se han implementado en materia de educación superior en los últimos siete años?

Se han hecho grandes esfuerzos en ampliar la cobertura en todos los niveles. Todos quienes conformamos el sistema de educación superior debemos realizar esfuerzos adicionales para mejorar la calidad y ofrecer más apoyo financiero a los estudiantes.

Colciencias recientemente llamó la atención sobre la escasez de personas con doctorados en Colombia. ¿Cómo se puede mejorar esto?

Sin investigación no es posible el desarrollo. Hemos consolidado una oferta de pregrado cuyo modelo ha sido muy exitoso y cuya calidad ha sido reconocida, por ejemplo, con la acreditación institucional, que nos dio el Ministerio de Educación por nueve años. Esta solidez nos permite proponernos la creación de nuevos programas de maestría y de doctorado. Nuestro promedio de profesores con doctorado es de 53%, mientras que el nacional es de apenas 3%. El internacional es de 65%. Debemos concientizarnos de que en el mundo de hoy debemos ser estudiantes a lo largo de nuestras vidas.

¿Qué diferencia a un graduado de los Andes de otra universidad en Colombia?

Nuestros estudiantes no estudian una profesión, se forman como personas integrales y adaptables. Queremos que un estudiante tenga a mano recursos de todas las áreas del conocimiento y que sepa trabajar en equipos interdisciplinarios.

 

últimas noticias