Las locuras de mi mascota

Los veterinarios más reconocidos de la región estudian las enfermedades neurológicas en perros y gatos.

Si su perro o su gato ha empezado a actuar de manera extraña, se ha vuelto más agresivo, ladra o maúlla constantemente sin una razón aparente e ignorando sus órdenes para que guarde silencio, ya no quiere jugar con usted sino permanecer todo el día acostado durmiendo e incluso ha perdido el apetito, es probable que haya desarrollado una enfermedad neurológica en su cerebro o en su médula espinal y requiera atención médica urgente. Este tipo de males, que no son muy comunes y a los cuales están predispuestas ciertas razas, son difíciles de detectar a tiempo porque generalmente se confunden con trastornos del comportamiento o se asocian con una mala educación.

Se han presentado casos en los que algunas de estas mascotas cambian radicalmente su manera de comportarse y tienen episodios en los que deliran e incluso convulsionan. Estos síntomas, que pueden parecer bastante extraños en un animal, evidencian la existencia de un tumor, una infección o algún trauma como consecuencia de un accidente de tránsito, una caída desde un lugar muy alto o una pelea. Camila García tuvo que enfrentarse a esta dolorosa situación luego de que su gatico, un siamés de tan sólo ocho meses, se lanzara en tres oportunidades desde la ventana de su apartamento. Nadie en su familia entendía el comportamiento suicida de este animal. Al comienzo les explicaron que se trataba del síndrome del gato volador, que consiste en que estos animales se distraen y cuando ven algo que les llama la atención se lanzan a cogerlo sin calcular la distancia o la altura.

Posteriormente, su médico veterinario les notificó que a este fenómeno, que aparentemente es bastante común en los gatos, se sumaba el crecimiento de un tumor en su cerebro. La frecuencia con que se están presentando casos similares a éste, en los que un perro o un gato desarrolla enfermedades neurológicas que desafortunadamente no son detectadas a tiempo, llamó la atención de un grupo de médicos veterinarios de diferentes países de Latinoamérica, quienes decidieron reunirse por primera vez en Chile en  2007 para discutir nuevos métodos de diagnóstico y posibles tratamiento. El éxito del encuentro y los avances que se han visto desde entonces en el tratamiento de estas mascotas, por ejemplo en el campo de la fisioterapia y los métodos de rehabilitación, los impulsaron a organizar un nuevo congreso de neurología veterinaria, esta vez en Bogotá el próximo 25 de agosto.

Henry Benavídez, director de esta iniciativa y médico veterinario de la clínica Dover en Bogotá, explica que su objetivo es lograr que tanto los dueños de las mascotas como los profesionales que las atienden conozcan sobre estas enfermedades, cómo detectarlas y  las herramientas que existen para tratarlas a tiempo y evitar que perros y gatos terminen andando en silla de ruedas o pierdan la capacidad de valerse por sí mismos. Para ello es fundamental que los dueños consulten a un especialista tan pronto perciban un cambio en su comportamiento y no demeriten la situación creyendo que se trata de una pataleta o una actitud generada por consentirlos demasiado.

Temas relacionados