Misión hipopótamos

Peter Morkel y Michael Knight durante diez días rastrearán a los sobrevivientes del zoológico de Pablo Escobar.

El miércoles al mediodía partieron rumbo a la Hacienda Nápoles en el municipio de Puerto Triunfo, Antioquia, Peter Morkel y Michael Knight, dos reconocidos expertos sudafricanos que durante 25 años se han dedicado al estudio y conservación de animales salvajes como rinocerontes y elefantes. Durante diez días recorrerán este lugar y se adentrarán en el Magdalena Medio para evaluar el impacto que una familia de hipopótamos, traídos al país por Pablo Escobar, ha tenido sobre la biodiversidad y el peligro que significa su presencia para los habitantes de este territorio. Su misión es elaborar un diagnóstico y sugerir un plan de emergencia para evitar que la población de hipopótamos aumente.

Carlos Costa Posada, ministro de Medio Ambiente, reconoce que hasta hace un par de años se sabía que del zoológico de Escobar habían sobrevivido una hembra y cuatro machos, pero que hoy en día es probable que el número haya aumentado y desafortunadamente aún no se tiene la certeza de la cantidad de hipopótamos que puedan estar vagando por los ríos y lagos colombianos.

El Ministro aseguró el miércoles que lo más probable es que estos animales sean llevados a un zoológico o si es posible de regreso a su hábitat en África, pues definitivamente las condiciones climáticas y ambientales de nuestro país no son aptas para ellos. Adicionalmente, son una especie invasora que amenaza nuestra biodiversidad, dado que tiene la capacidad de cambiar el curso de los ríos y alterar la vegetación.

Michael Knight explica que los cuerpos de agua colombianos no están preparados para recibir la cantidad de excremento que producen los hipopótamos, pues éste no sólo los contamina, sino que los puede convertir en un foco de enfermedades. A este preocupante fenómeno se suma el impacto que puedan estar teniendo sobre otras especies, como el manatí, que está siendo desplazado de su territorio y corre el peligro de desaparecer.

Por su parte, Peter Morkel advirtió que las medidas que se tomen para controlar a los hipopótamos deben tener en cuenta su bienestar, pues “ellos no pidieron venir aquí”. Sin embargo, no descarta la posibilidad de que haya que matarlos, ya que se trata de una especie muy difícil de manejar y sumamente peligrosa. De hecho, es la que más muertes causa en África. “Sólo sabremos de qué manera se debe proceder una vez hayamos estudiado su territorio y la manera como se están comportando”.

Entretanto, Claudia Mora, viceministra de Medio Ambiente, aprovecho la visita de Morkel y Knight para hacer un llamado de alerta a la sociedad y pedirle que denuncie el tráfico de especies, pues cada año está aumentando dramáticamente la cantidad de animales invasores, es decir, provenientes de otros países y ecosistemas, que llegan a Colombia e igual que sucedió con los hipopótamos ponen en riesgo nuestra biodiversidad y la vida de muchas personas.