Violencia VIP

La terapeuta Pilar Jaramillo lanzó un libro con testimonios de mujeres que prefieren sacrificar su felicidad y no renunciar a una vida confortable.

Cada día la lista de pacientes de la terapeuta colombiana Pilar Jaramillo se vuelve más extensa. Mujeres de diferentes edades y profesiones acuden desechas a su consultorio en busca de un consuelo, de alguien que las escuche sin juzgarlas y les dé el valor para acabar, de una vez por todas, con esa relación llena de violencia y sufrimiento en la que se ha convertido su matrimonio. Avergonzadas y temerosas por lo que les está sucediendo, y a escondidas de sus esposos y familiares, le cuentan a Pilar cómo su vida dejó de ser un cuento de hadas y se convirtió, de un momento a otro, en una pesadilla de la que creen no hay escapatoria.

La mayoría son víctimas de hombres que se caracterizan por ser profesionales exitosos, reconocidos socialmente y con un perfil psicológico muy similar: cuando están delante de su familia, amigos y conocidos se muestran amorosos, cariñosos, amables y dedicados a su pareja; pero en la intimidad son controladores, posesivos, celosos y agresivos. Pilar los llama encantadores de serpientes y asegura que generalmente se comportan así porque vivieron experiencias similares durante su infancia. Además, advierte, son personas que utilizan la hostilidad como herramienta de comunicación y recurren con frecuencia a las palabras, gestos de desprecio y acusaciones que humillan y disminuyen a su pareja.

A pesar del maltrato al que son sometidas estas mujeres y del infierno que viven en sus hogares, generalmente guardan silencio e intentan ocultar a toda costa lo que está pasando. El miedo al qué dirán es demasiado fuerte. De acuerdo con un estudio realizado este año por Profamilia, el 12% de las mujeres colombianas han sido abusadas sexualmente por sus esposos o compañeros. Pilar ha oído en sus consultas cientos de relatos de mujeres que han tenido que ceder a la fuerza, huir o incluso que han preferido ser golpeadas con tal de no acostarse con sus maridos, aquellos seres a los que odian pero que no son capaces de abandonarlos por temor a renunciar a su nivel de vida.

Todas estas trágicas historias, que suelen pasar desapercibidas en medio del ajetreo y los compromisos de las altas esferas de la sociedad, inspiraron a Pilar a escribir uno de sus más controvertidos libros: Maltrato estrato 6. A lo largo de 126 páginas, esta terapista de pareja narra descarnadamente el drama de aquellas esposas que decidieron cargar en silencio con la agresividad y el odio de sus parejas; analiza el papel de los victimarios y sugiere alternativas a quienes estén dispuestas a dejar esa vida llena de comodidades y mucho dolor para reconstruir un futuro en el que la felicidad sea posible.

Historias de amores violentos

Angélica. Esta exitosa empresaria soportó durante años los golpes e insultos de su marido, quien se portaba como un hombre comprensivo y cariñoso ante los demás, pero se quitaba la máscara al llegar a casa.

La última vez que le gritó que no servía para nada, y que además intentó obligarla a tener relaciones sexuales, fue después de una fiesta a la que no quiso llevarla. Este episodio llenó a Angélica de valor para separarse y rehacer su vida.Claudia. La decisión de esta barranquillera de 40 años, de aceptar que su marido la mantuviera se convirtió en su peor pesadilla. Todos los días tenía que soportar sus golpes y desplantes. En un diario consignó algunos de los momentos más dolorosos: “Regresó a casa pasado de tragos. Peleó con mi hijo,  luego hubo insultos y gritos,   me acorraló  hasta que me pegó en la cara”.

Fuente: ‘Maltrato estrato 6’, de Random House Mondadori.