“El fin del mundo no será en 2012”

El experto en profecías John Hogue explica en unos documentales de History Channel qué hay detrás de las teorías apocalípticas.

En 1973, John Hogue creía tener su vida resuelta: era un cantante de ópera que había decidido convertirse en actor cómico de Broadway. Pero a los 22 años abandonó todo de repente, movido por un impulso interior que luego adoptó las formas de la meditación y el zen. Más de 20 años después, Hogue leyó las profecías de Nostradamus y se dio cuenta de que la humanidad era predecible y que éste había sido mal interpretado durante más de cinco siglos.

Se dedicó a entenderlo, a aterrizar sus palabras y a profetizar lo que sucederá más adelante. Hoy, más de 15 millones de personas lo conocen y lo siguen, y él no se cansa de repetir que el fin del mundo no ocurrirá en 2012. Si Nostradamus acertó, será apenas en el 3797. Ahora, como conductor de la serie El efecto Nostradamus, de History Channel, Hogue habló con El Espectador para explicar los verdaderos cambios que se avecinan.

¿Debemos creer en las predicciones?

Uno no debería creer en nada. Las predicciones son una experiencia existencial y uno debería ceñirse a lo que puede comprobar. Estamos encapsulados en tres dimensiones y al parecer algunas personas pueden ver y anticipar cosas en una cuarta dimensión, que a la mayoría nos es vedado acceder. Pero el futuro no es más que una recreación del pasado. No creo en el futuro: llamamos así a las trampas predecibles de lo que ya ocurrió.

¿Es posible sacar una profecía acertada de Nostradamus?

Las profecías de Nostradamus fueron escritas hace muchos siglos y su mensaje es críptico. Hay cosas que ya ocurrieron, pero que depende de quién las interprete a la hora de conocer si acertó o no. Igual, es difícil pensar que Nostradamus pudiera tener claros detalles de hechos que no conocía y de un mundo que todavía no había sido conformado como es actualmente. No tenemos las claves para saber si se equivocó o no.

¿Cómo es el tema del advenimiento de tres anticristos?

Nostradamus siempre habló de tres anticristos. Por lo que concluyo de lo que escribió, podríamos decir que se refería a Napoleón y a Hitler. Según él, el tercero llevará el nombre de ‘Madus’, y últimamente ha habido cuatro personas con esa combinación de letras y lenguajes en sus nombres: Saddam Hussein, Osama bin Laden, George W. Bush y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

¿Por qué tanto temor con el año 2012?

Si es por Nostradamus, él dice claramente que el año final es el 3797. No entiendo de dónde sacaron lo de 2012. Pero lo que sí predigo es que en esa fecha vendrán cambios fuertes, será el nacimiento de una nueva época. Yo interpreto que se verá el despertar de la conciencia del daño que estamos causándole al planeta y construiremos por fin la civilización a la que todavía no hemos llegado. Si hay una tercera guerra mundial, es la que nos enfrenta contra la naturaleza a la que hemos dañado.

¿Cómo hace para predecir el futuro?

No se necesita ser un profeta para saber que, por ejemplo, si los ciudadanos de una democracia no participan en política, existirá el fascismo. Los gobiernos reflejan a sus ciudadanos. Y en estos momentos, esos gobiernos surgen en medio del caos de una humanidad que ha explotado y agotado al mundo. Además, es claro que la humanidad tiene que cambiar si no quiere sufrir cada vez más los efectos del cambio climático. Es sólo leer, observar y anticiparse.

Temas relacionados