Tomar o no la píldora

Un estudio, que indica que los anticonceptivos orales prolongan la vida de las mujeres, divide la comunidad médica.

Nadie se atrevería a negar los enormes beneficios que el descubrimiento de la píldora anticonceptiva ha traído a millones de mujeres en todo el mundo. Por si fuera poco, un grupo de investigadores ingleses que a lo largo de 39 años realizó un seguimiento a cerca de 46.000 mujeres reveló que aquellas que tomaron la píldora en algún momento habrían incrementado su posibilidad de vivir más tiempo.

Sin embargo, tan pronto Philip Hannaford y sus colegas de la Universidad de Aberdeen, en el Reino Unido, revelaron detalles del informe, otros especialistas les salieron al paso para recordar que las cosas no son tan claras cuando se trata de medir los riesgos y beneficios de la famosa pastilla.

“Hay una gran cantidad de anomalías que me preocupan”, dijo a la cadena ABC Jayashri Kulkarni del Centro Monash Alfred en Melbourne, Australia. “Los grandes estudios epidemiológicos tienen muchos defectos y en este caso no se anticiparon los efectos colaterales de la medicación”.

Para evitar malentendidos, el equipo inglés ha precisado algunos aspectos como, por ejemplo, que los efectos benéficos de los anticonceptivos se observaron en mujeres que usaron la primera generación de anticonceptivos orales, diferentes a los que hoy se distribuyen en farmacias. Por otra parte, los investigadores revelaron que en mujeres jóvenes menores de 30 años aumenta hasta tres veces el riesgo de otras enfermedades si toman la píldora.

En otras palabras, justo quienes más necesitan utilizar este método de anticoncepción y toman la píldora son las que tienen mayores probabilidades, entre otras cosas, de desarrollar cáncer de mama. “El riesgo de las píldoras desaparece con la edad”, dijo Hannaford ante los cuestionamientos de medios ingleses y recalcó que existen diferentes factores de riesgo asociados a la gran variedad de anticonceptivos que hoy en día se recetan.

Lo cierto es que en medio del debate médico que ha suscitado este estudio, la recomendación en estos casos sigue siendo la misma: que cada mujer discuta con su médico de confianza los riesgos y beneficios de entrar en un plan de anticoncepción para que finalmente se acoja al que más le convenga a su organismo.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Seat regresa más fuerte

Destinos recomendados para ver las estrellas