Nuevo legionario francés

El científico colombiano Carlos Moreno Gómez, radicado en Europa, recibirá la Orden de la Legión de Honor, una distinción creada por Napoleón en el siglo XIX.

La Orden de la Legión de Honor la creó Napoleón Bonaparte y la impuso por primera vez el 15 de julio de 1804 a militares, científicos, artistas y escritores. Luego de más de dos siglos, le será impuesta a Carlos Moreno Gómez, investigador caleño dedicado desde hace más de tres décadas a la inteligencia artificial y la robótica.

Su contribución al mundo científico lo resume en dos líneas de investigación: sistemas de alerta para las poblaciones y el uso inteligente de las redes del alumbrado público.

Los sistemas de prevención protegen a los ciudadanos en situaciones críticas. Son unas cajitas electrónicas que, conectadas a redes o por frecuencia modulada, son capaces de generar sistemas de alerta en casos de amenazas naturales como temblores de tierra, o crisis ambientales como fuga de gases o de químicos en las industrias, incluso una balacera.

El uso inteligente del cableado eléctrico responde al reto que enfrenta la humanidad por el consumo de energía y sus consecuencias ambientales. En su español valluno, un tanto afrancesado, describe esta innovación como “construir redes eléctricas que permitan ofrecer otros servicios a la comunidad además del alumbrado, por ejemplo medir las condiciones atmosféricas, o adaptar cámaras que regulan la circulación del tráfico o sistemas de ayuda para ciegos o sordos”.

Su argumento es que como las redes eléctricas existen en la mayoría de las regiones del mundo puede manejarse un sistema de alumbrado público inteligente, que evite el desperdicio de energía y al mismo tiempo se utilice como transporte de información para que objetos inteligentes puedan ser colocados al servicio de la ciudadanía. Eso es lo que ahora se llama la “web²”, concepto que supera a la web 2.0 y significa que crece de manera exponencial.

Convertirse en “legionario”

La Orden de la Legión de Honor la recibe en el grado de Caballero por decreto presidencial firmado el domingo de Pascua, cuando se entrega a los civiles, nacionales o extranjeros, por sus “servicios eminentes”.

Una vez le impongan la medalla de casi cuatro centímetros de diámetro, ya no con la efigie de Napoleón, como lo fue originalmente, sino de una figura femenina, Moreno deberá cumplir con el lema que la acompaña: Honor y Patria. Este colombiano que también tiene la ciudadanía francesa adquiere el compromiso de continuar trabajando y desarrollando sus proyectos para beneficio de Francia.

Ciencia colombiana

Colombia no ha perdido a Moreno, pues él sigue conectado a través de diferentes actividades, en unos momentos con más dedicación que en otros. Actualmente, un aspirante colombiano a Ph.D en sistemas inteligentes de computación, proveniente de la Pontificia Universidad Javeriana, recorre sus laboratorios y su empresa, Sinovia. “Llegó hace unos días; viene a sufrir conmigo”, dice.

En realidad, Moreno disfruta su actividad. Es el ejemplo perfecto de investigador que genera conocimiento y lo aplica en la industria. Tiene 10 patentes en electrónica. Pertenece a grupos de pensamiento de alto nivel justamente por el éxito que ha tenido al llevar toda su investigación científica a la práctica y lograr que ciudades de Francia cuenten con estos sistemas de alerta que ahora está pensando llevar a otros países incluso de América Latina.

“Hay una gran reflexión ahora en Francia para que los gobernadores formulen políticas territoriales que permitan crear estrategias de desarrollo con temas científicos y tecnológicos y foros de competitividad de nivel regional”, dice. Lo que falta en Colombia, añade, es la continuidad de las políticas y la mirada de largo plazo.

 

últimas noticias