Incautan más de cinco toneladas de cocaína que escondían en marraneras

La droga estaba escondida en caletas en zona selvática de Tumaco (Nariño), donde además se desmantelaron 12 laboratorios para el procesamiento de alcaloide.

Entre los ríos Mira y Güisa en Tumaco (Nariño), la Policía y la Fuerza Aérea lanzaron un operativo que dio con la incautación de 5.293 kilogramos de cocaína y con la destrucción de 12 estructuras dedicadas a la fabricación y almacenamiento de esta droga.

A la zona rural llegaron 100 hombres del comando jungla de la Policía, quienes, tras desembarcar en la vereda Vallenato, se dividieron en dos grupos.

El primero se dirigió hacia un laboratorio en el que además de encontrar cocinas, hornos y toda suerte de químicos para el procesamiento de la coca, hallaron un sistema de cable que, impulsado por una motocicleta y poleas, se dirigía hacia una pequeña montaña.

Una vez subieron los 20 metros que separaban el laboratorio principal de la cochera en la cima de la colina, se encontraron con que la estructura rústica rodeada de maleza, madera y latas, en realidad era una caleta. “Bajo tierra, se escondían 164 sacos, que almacenaban bloques de cocaína, embalados y marcados con la letra ‘O’ y la expresión ‘K2’”, señaló el director de la Policía, Jorge Nieto, tras el operativo.

Las investigaciones preliminares de la Dijín de la Policía lograron establecer que una vez procesada en el laboratorio principal, la droga era subida hasta la cochea por el sistema de poleas. Allí era escondida, camuflada por el olor de los cerdos que tenían los criminales en la improvisada construcción. “El estupefaciente lo iban a llevar en lanchas por el río Güisa hasta el Pacífico, donde sería trasbordado a un semisumergible que lo pondría en Centroamérica”, informó la Policía.

Por otra parte, el otro grupo de los comando jungla de la Policía destruyó otros tres laboratorios, uno de dicado a la cristalización de la droga y otros dos dedicados a la fabricación de permanganato de potasio y ácido clorhídrico. En este operativo, las autoridades se dieron cuenta de que con el fin de ahorrar en insumos, los criminales estarían reutilizando compuestos químicos para acelerar el proceso.

Señaló el director de la Policía, general Jorge Nieto, acompañado por el general Carlos Eduardo Bueno, comandante de la Fuerza Aérea Colombiana, que “en total, fueron destruidos 2.695 galones de sustancias químicas y 12.400 kilogramos de insumos sólidos, además de motobombas, estufas, canecas, mezcladores, extractores, prensas, moldes, microondas y, por lo menos, 12 construcciones que servían de alojamientos y para desarrollar las distintas etapas de producción de droga”.

La Policía sospecha que la droga incautada pertenece a dos organizaciones narcotraficantes de Valle del Cauca y Nariño. Según esa entidad, los grupos no solo estarían trabajando juntos, sino que le pagarían a otros grupos armados para poder desarrollar estas actividades criminales en esa región de Tumaco, a sólo 20 minutos del océano.

Esta intervención conjunta es la cuarta de los últimos dos meses. La más reciente se llevó a cabo en Guaviare, donde se destruyeron 104 laboratorios, mientras que las tres anteriores se adelantaron en Putumayo contra la organización conocida como la “Constru” y en el Catatumbo (Santander), donde se afectaron los negocios del ELN y del grupos armado organizado (GAO) los “Pelusos”.