¿Por qué Estados Unidos va a enviar 600 soldados a Irak?

A finales de 2011, el gobierno de Barack Obama retiró la mayoría de sus tropas de este país destrozado por la guerra. Enviará un nuevo contingente.

Miembros de la Unidad de Movilización Popular que apoyan a las tropas iraquíes a retomar Mosul.  /AFP
Miembros de la Unidad de Movilización Popular que apoyan a las tropas iraquíes a retomar Mosul. /AFP

En octubre de 2011, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cumplía una de sus promesas de campaña: retirar la mayoría de los 39.000 soldados estadounidenses que habían llegado a Irak desde el 19 de marzo de 2003, cuando el país lanzó una ofensiva militar para sacar del poder a Sadam Hussein.

“Después de nueve años, la guerra en Irak acaba”, dijo Obama. Desde entonces, el número de uniformados estadounidenses que están en ese país oscilan entre 4.000 y 4.600 dedicados básicamente a labores de entrenamiento de policía iraquí.

Entonces, ¿por qué el anuncio de que 600 soldados serán enviados a ese país de nuevo? El anuncio lo hizo el Gobierno luego de recibir un pedido de ayuda del primer ministro iraquí, Haider al Abadi, quien pidió un aumento ene l número de consejeros militarse estadounidenses para apoyar a las fuerzas locales en la campaña por arrebatar la ciudad de Mosul de las manos del Estado Islámico.

La ofensiva, según fuentes militares, comenzará en octubre y supondría un duro golpe para los yihadistas que han sufrido importantes bajas en los últimos días. La ONU ha advertido que una operación militar contra esa ciudad podría provocar el desplazamiento de hasta un millón de personas.

Además del despliegue de consejeros militares, Estados Unidos aporta un apoyo aéreo crucial a las fuerzas gubernamentales iraquíes en sus operaciones antiyihadistas.

Cabe recordar que, de acuerdo con The New York Times, hace cinco años Estados Unidos minimizó la amenaza que presentaba el Estado Islámico, que se formó en 2004 para afrontar la invasión estadounidense. Cuando retiró sus tropas señaló que “el grupo estaba neutralizado”. Hoy aterroriza al mundo y tiene presencia en Siria, Irak y Afganistán.

Obama, sin embargo, solicitó que sea una operación muy rápida que requiere inteligencia militar, apoyo aéreo y fuerzas implicadas en el avance a Mosul.

"Será una batalla difícil. Mosul es una ciudad enorme", señaló Al abadi, quien explicó que “el objetivo no es solo expulsar al grupo EI de la ciudad, sino prepararse para lo que sigue: reconstruir la ciudad”.

“Estas tropas tendrán fundamentalmente la tarea de fortalecer a las fuerzas de seguridad iraquíes, así como a las tropas peshmergas (kurdas), en las operaciones para aislar y romper el control del EI sobre Mosul”, dijo el secretario de Defensa, Ashton Carter.

Las tropas estadounidenses tendrán como destino a Qayyrah, una base aérea a unos 65 kilómetros al sur de Mosul y que ayudará en el tránsito de soldados y suministros hacia la ciudad. También habrá tropas en la base militar conjunta de Al Asad.