Tejer la luz en vestidos

El congreso, que reúne a expertos para conversar e indagar sobre la moda, será inaugurado por la diseñadora Isabel Henao.

Los vestidos de lentejuelas cuadradas y acentos metálicos que Isabel Henao mostrará en la primera noche del congreso Ixel Moda en Cartagena, este próximo lunes, se convertirán sobre la pasarela en un juego de luces y sombras que se moverán persiguiendo la cadencia del cuerpo y transformarán la silueta femenina, insinuando brillo en alguna redondez, escondiéndolo en otra.

La creación de estos destellos convertidos en vestidos tubos, apropiados para la noche, es el resultado de encontrar inspiración en los trabajos de una de las artistas pláticas colombianas que más se ha entregado a la tarea de desentrañar el juego que se teje entre la luz y los textiles: Olga de Amaral.

Los complejos entramados de esta artista, que ha sabido convertir las telas en su mejor lienzo, alentaron a la diseñadora paisa a darse nuevos permisos en su trabajo creativo. “Algo admirable en el trabajo de diseñar moda es que te da la capacidad de seguir sorprendiéndote con tu trabajo. Estas nuevas indagaciones han sido la posibilidad de abrir la cabeza a otras perspectivas, a nuevas lecturas de las propiedades del material”, explica Isabel Henao, quien ha analizado para esta pasarela todas las posibilidades de darle dimensiones escultóricas a la ropa. “Las lentejuelas te ponen frente a ciertas limitaciones, pero te abren nuevas posibilidades. El peso de la tela es completamente diferente y sobre todo los efectos de la luz y el brillo te obligan a pensar más allá de la creación de bellas siluetas”.

Esta colección, cosida y cortada sobre chiffones de seda tornasolados, jacquards en dorado, uva y plata y encajes de hilos metalizados, fue concebida en sus inicios para celebrar los diez años de la pasarela de nuevos talentos de Chocolyne en Colombiamoda, que cual ella inauguró por primera vez y que ha trazado una senda de divulgación y apoyo para los creadores novatos colombianos. “Trabajar en los primeros cuatro vestidos de esta colección para conmemorar la primera década de los creadores Chocolyne, de alguna manera me puso en evidencia todo el proceso que he recorrido para llegar hasta aquí y me hizo testigo, además, de cómo el mundo de la moda nacional se ha transformado. Creo que este ha sido un gran año para celebrar, se ha mostrado una gran potencia formal y creativa en la moda, estamos caminando con pasos más firmes, sin miedo a las indagaciones en diseño y con un mayor riesgo comercial”, asegura Isabel Henao, quien con sus diosas de plata y sus herencias textiles, traídas del arte, abrirá las puertas de un congreso que busca darle a la moda un lugar para la conversación y el debate.

Temas relacionados