No protestamos cuando Chávez quiso armarse hasta los dientes: Santos

El ex ministro de Defensa, dijo que "así como nosotros respetamos a los demás países, también exigimos que nos respeten a nosotros".

Colombia "nunca" protestó cuando el presidente Hugo Chávez "quiso armarse hasta los dientes", señaló el ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos al ser preguntado por las críticas del mandatario venezolano al acuerdo sobre cooperación militar que Colombia negocia con EE.UU.

Chávez calificó este martes de "amenaza" que unidades militares de EE.UU. puedan operar desde varias bases en territorio colombiano y se mostró dispuesto "a revisar las relaciones con Colombia".

"Nosotros nunca protestamos cuando el presidente Chávez quiso armarse hasta los dientes. Dijimos 'Es un país soberano y respetamos lo que está haciendo'. Nosotros estamos negociando con EE.UU. un incremento de la cooperación militar. Respeten lo que nosotros estamos haciendo", dijo Santos.

"Así como nosotros respetamos a los demás países, también exigimos que nos respeten a nosotros", añadió el ex ministro en su intervención en el foro Tribuna Iberoamericana en Madrid, que organizan la Casa de América y la Agencia EFE.

Santos insistió en que no se está negociando "la instalación de una base estilo Manta (Ecuador) en Colombia" , sino "un fortalecimiento de la cooperación militar".

"No va a haber una base controlada por EE.UU., todo va a ser controlado por los colombianos, como en efecto ha venido sucediendo desde hace ya muchos años", añadió el ex ministro, que destacó que Colombia va "a estar mejor" si EE.UU. le puede suministrar más información de inteligencia.

Este martes se suspendió la reunión prevista en Bogotá de la Comisión de Alto Nivel formada por Venezuela y Colombia en coincidencia con el anuncio de Chávez de que estaba dispuesto a revisar las relaciones por el acuerdo que Bogotá negocia con EE.UU.

El convenio en trámite de negociación criticado por Chávez establece en principio que EE.UU. pueda usar las bases colombianas de Malambo, en el norte, y Palanquero y Apiay, ambas en el centro del país, para actividades antidrogas y contra el terrorismo.

A solicitud de Colombia, podrían sumarse otras dos bases donde ya hay asignado personal estadounidense: Larandia y Tolemaida. Por su parte, el gobierno estadounidense discute el acceso a las bases de la Armada en Málaga y Cartagena.

El nuevo acuerdo entre Colombia y EE.UU. se anunció la semana pasada, tras finalizar las operaciones estadounidenses en la base ecuatoriana de Manta, desde donde Washington dirigía la lucha aérea contra el narcotráfico en la región andina.

Temas relacionados