28 Mar 2021 - 10:58 p. m.

“Si se meten con uno, se meten con la entidad”: Barbosa sobre asesinato de agente del CTI

Desde Cali, el fiscal general Francisco Barbosa manifestó su rechazo por el asesinato de Mario Fernando Herrera, un funcionario del CTI que fue asesinado en Corinto (Cauca). El alto mando de la entidad afirmó que la investigación de este crimen fue priorizada.

El fiscal general Francisco Barbosa, su equipo directivo, el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) y los funcionarios de la entidad manifestaron su rechazo ante el asesinato del investigador del CTI Mario Fernando Herrera, cuyo cuerpo fue encontrado el día de ayer, sábado 27 de marzo, en el corregimiento El Palo de Caloto (Cauca). El agente había sido secuestrado el pasado viernes por hombres de las disidencias de las Farc y horas más tarde su cuerpo fue encontrado por un campesino de la zona. (Lea también: Encuentran sin vida a funcionario del CTI de la Fiscalía secuestrado en Cauca)

“Rechazo y rechazamos este vil asesinato cometido contra un investigador y una persona que además cumplía una labor patriótica al servicio de la Fiscalía. Queremos decirles a los colombianos que la Fiscalía seguirá cumpliendo su misión constitucional y legal de investigar la criminalidad en el país. Queremos decirles que esta investigación es una investigación priorizada por la entidad para efecto de poder traer a los responsables rápidamente ante las autoridades judiciales. En la Fiscalía, si se meten con uno, se meten con toda la entidad”, expresó el fiscal Barbosa desde Cali (Valle).

El vocero del ente investigador llegó a la capital del Valle del Cauca para evaluar las diligencias realizadas en el marco de este crimen y conocer de primera mano los actos urgentes. Según la entidad, de la información recolectada hasta el momento se establecer la participación de los integrantes del grupo criminal denominado “Dagoberto Ramos”, que hace parte de los disidentes del Comando Coordinador de Occidente. Se trata de una estructura que, según la Fiscalía, cuenta con 15 órdenes de captura vigentes por homicidios y secuestros y a la que se le atribuyó el reciente atentado terrorista en Corinto (Cauca).

Se trata de la explosión de un carrobomba ocurrida el pasado sábado 27 de marzo en el municipio de Corinto. El ataque dejó 43 personas heridas, entre ellas 11 funcionarios públicos, además de contundentes daños materiales. El ministro de Defensa, Diego Molano, anunció una recompensa de $200 millones para quien dé información que permita la captura de alias Cejas y alias Cholinga, cabecillas de la estructura criminal. El caso es que, según las investigaciones preliminares, los miembros de la Dagoberto Ramos también estarían detrás del homicidio del agente del CTI cuyo cuerpo fue encontrado con signos de tortura.

El ente investigador agregó que en presencia de la vicefiscal general, Martha Janeth Mancera, se entregó el cuerpo del investigador Mario Fernando Herrera Aparicio y, en medio de una calle de honor que hicieron los funcionarios del CTI, se inició el traslado del féretro hasta la ciudad de Manizales, donde se cumplirán las honras fúnebres. “No cesarán los esfuerzos investigativos para dar con los responsables del asesinato de Mario Fernando y lograr una sanción penal ejemplar en su contra”, advirtió la Fiscalía a través de un comunicado público.

Mario Fernando Herrera era un investigador del CTI que trabajaba para la seccional de Fiscalías de Caldas. Era santandereano de 36 años orgulloso de su tierra y de su labor, según lo recuerdan sus compañeros. Herrera empezó su carrera laboral en el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) donde trabajo durante caso ocho años. Tras la desaparición del DAS, entró a trabajar a la Fiscalía en el año 2012. Inicialmente se vinculó a un grupo investigativo de Chinchiná (Caldas) donde se destacó por sus resultados y su conocimiento sobre estructuras criminales.

Su gran desempeñó le valió un traslado a la ciudad de Manizales donde fue líder en operaciones contra el secuestro y la extorsión. “Mario era una persona alegre, vivaz. Siempre tenía algo gracioso para aportar a una buena conversación”, señaló un fiscal compañero de Herrera. Los investigadores de Caldas, por su parte, manifestaron que “se sentía orgulloso de su hijo que es más alto que él, y de su pequeña hija, quien era la luz de sus ojos, la niña del papá”. Quienes compartieron con él lo recuerdan como un ser humano ejemplar cuyo nombre “estará en la inmortalidad”.

Comparte: