Por: Columnista invitado

La paradoja de la industria plástica

Por: Daniel Mitchell, presidente de Acoplásticos 

La presencia de residuos plásticos en el ambiente, especialmente en los ecosistemas marinos, ha prendido las alarmas en todo el mundo y ha generado una proliferación de campañas y medidas regulatorias para frenar o revertir esta situación, como la prohibición de ciertos artículos.

Por otra parte, la industria plástica es cada vez más crucial en las diferentes actividades del mundo moderno y en las nuevas tecnologías. El plástico se encuentra en aviones, en automóviles, en impresiones 3D, en miles de instrumentos y aplicaciones médicas, en equipos para la generación de energías no convencionales, en celulares y casi todos los aparatos electrónicos y de información, en empaques para preservar la vida verde de alimentos y bebidas, en equipos para proteger a las personas, en viviendas, en acueductos, entre muchos otros.

Incluso en términos ambientales, el plástico ofrece diversas soluciones por ser un material muy liviano, eficiente y de bajo costo que, como ningún otro, evita el desperdicio de los alimentos a través de los empaques, disminuye el consumo de combustibles en el transporte, reduce la proliferación de enfermedades, y asegura condiciones de higiene e inocuidad en los artículos que se consumen. En muchos casos, no tiene sustituto, y en otros, el sustito tiene desventajas económicas o ambientales. Reemplazar el plástico por otros materiales significaría incrementar 2, 3 o más veces el costo de los empaques, 5 veces el costo del transporte y al menos 4 veces los costos ambientales.

Es por lo anterior que resulta paradójica la situación actual de la industria plástica en Colombia y el mundo. El sector está enfrentando, al mismo tiempo, inmensos retos en lo ambiental y enormes oportunidades, también en lo ambiental y en los nuevos desarrollos tecnológicos.

La solución a la adecuada gestión de los residuos plásticos no es única, ni su responsabilidad recae exclusivamente sobre un actor particular u otro. Por lo contario, involucra diferentes estamentos y requiere cambios y acciones sobre todos los eslabones necesarios para el cierre de ciclo de los productos.

Lo más urgente es evitar que los plásticos terminen en el ambiente. Esto ocurre cuando no se cuenta con adecuados esquemas de recolección de aseo debido a falta de cobertura o puntos de disposición final inapropiados —como los botaderos a cielo abierto—, o sencillamente cuando las personas, por falta de cultura, disponen sus residuos en la calle, en playas, quebradas u otros.  

Lo siguiente es aprovechar al máximo el valor de los residuos, es decir, evitar que desperdicios aprovechables terminen en rellenos sanitarios. En Colombia alrededor del 90% de los residuos se llevan a los rellenos sanitarios; en muchos países de Europa este valor es cero o muy cercano a cero. Estamos diariamente en Colombia enterrando toneladas de dinero. 

La meta es evitar que cualquier producto de plástico termine en el ambiente y aumentar cada vez más la cantidad de residuos plásticos que, en vez de ser enterrados en rellenos sanitarios, regresen a los mercados y sean reutilizados, reciclados o aprovechados. Que esto ocurra dependerá de diversos factores: del eco-diseño de los productos, de la cultura ciudadana, de la regulación del sistema de aseo, de la iniciativa y las inversiones de las autoridades locales en recolección, acopio y aprovechamiento, de los incentivos al desarrollo de negocios de economía circular, y de la evolución y la consolidación del mercado de las materias primas recicladas.

En cada uno de estos componentes, la industria plástica en Colombia está comprometida y aportando soluciones, por ejemplo, a través de las campañas pedagógicas y los proyectos de reciclaje de la estrategia “Dale vida al plástico”, de las iniciativas y cuantiosas inversiones de las empresas en sostenibilidad, del trabajo permanente del gremio en la Mesa Nacional para la Gestión Sostenible del Plástico liderada por el Ministerio de Ambiente, o de las propuestas de regulación difundidas y socializadas ante el gobierno y el legislativo.

874708

2019-08-06T12:36:36-05:00

column

2019-08-06T12:36:36-05:00

mmedina_1280

none

La paradoja de la industria plástica

38

4269

4307

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

El espectro es de todos