Los ‘microapartamentos’ hacen parte de la tendencia

Certificaciones ambientales favorecen venta de vivienda

Lograr inmuebles con menos consumo de energía y agua hace que los usuarios accedan a tasas de crédito a largo plazo con 100 puntos básicos por debajo de la tasa que otorga el banco, advierte Luis A. Días, del grupo Oikos.

Proyectos certificados reutilizan materiales de la obra con el fin de reducir el impacto ambiental del mismo. Getty

¿Qué tanto le puede ayudar en sus finanzas ser responsable con el medio ambiente? Pues de acuerdo con Luis Aurelio Díaz, gerente general del Grupo Empresarial Oikos, en conversación con El Espectador, esta práctica ya está dejando buenos números a quienes las pusieron dentro de sus prioridades de sostenibilidad.

¿Qué están haciendo para reducir el consumo de agua y energía en sus proyectos al momento de construir?

Desde hace ocho años hemos iniciado una campaña para certificar la mayoría de nuestros proyectos con certificaciones ambientales. Esto ha permitido que entreguemos a nuestros clientes proyectos con aparatos y equipos que reducen el consumo de energía y agua de manera importante. Así mismo hemos logrado con estas certificaciones que nuestros clientes accedan a tasas de crédito largo plazo con 100 puntos básicos por debajo de la tasa que le otorgue el banco, lo cual genera un ahorro económico muy importante.

¿Y qué sucede cuando los compradores llegan a habitarlos sobre el consumo de energía y agua?

Nuestros clientes han logrado ver mes a mes importantes resultados en los costos del consumo de energía y agua, lo que ha permitido una reducción es sus gastos mensuales de la mano de un menor impacto ambiental. Esto acompañado de una menor cuota mensual del crédito hipotecario.

Lea también: Tres mil millones de pesos para educación en tecnología

¿Cuántos árboles han tenido que talar para adelantar sus proyectos?

En dos de nuestras unidades estratégicas, desde hace tres años hemos adelantado dos campañas muy exitosas para apoyar un plan de reforestación. En Oikos Storage lo hemos llamado “Damos Espacio a la vida”, en donde por cada cliente que toma una bodega con nosotros, sembramos un árbol con su nombre e invitamos al cliente —si así lo quiere—, a acompañarnos a este proceso de siembra. En este nuevo plan hemos sembrado más de 7.300 árboles en los últimos tres años. En la unidad estratégica de Oikos Constructora hemos igualmente puesto en marcha un plan donde sembramos cinco árboles por cada uno que requerimos mover para poder llevar a acabo los desarrollos.

¿Cuántos han corrido?

En los últimos tres años hemos tenido que correr 843 árboles y hemos sembrado 4.215 bajo el programa de sembrar cinco árboles por cada uno que requerimos mover.

Hay quienes critican que ciudades como Bogotá no están preparadas para el desarrollo de construcción que ha tenido. Un ejemplo: la capacidad de los acueductos que antes soportaban una familia en una casa y ahora son edificios enteros con familias por docenas. ¿Qué está haciendo el sector privado y el Distrito como alternativa?

El desarrollo es un proceso normal en cualquier ciudad o país del mundo. Hemos hecho un esfuerzo el sector privado de la mano del sector público para desarrollar proyectos que permitan invertir en el desarrollo de infraestructura para que las redes de servicios públicos y el impacto de movilidad sean manejados de manera correcta. Sin embargo, hemos visto que desde el sector privado se hacen grandes esfuerzos económicos para lograr esto, pero vemos un sector público que requiere mayor dinamismo para no frenar en desarrollo económico y evitar el impacto que estos desarrollos pueden generar por falta de ejecución de lo que le corresponde al sector público.

La proyección de crecimiento de la economía se redujo a 3 % y la inflación se elevó hasta el 3.6 %. Cada vez se ven más avisos de “Se vende”. Hay miedo a endeudarse porque no hay un panorama claro en materia de economía en el país. El desempleo crece. Se habla incluso de recesión global. Con este escenario, ¿qué creen que pasará en el resto de 2019 y qué en 2020?

Es claro que la economía presenta en la actualidad un ciclo lento; sin embargo, son ciclos naturales de un segmento que venía con tasas de crecimiento promedio del 7.5 % en los últimos ocho años y que debe tener un proceso de corrección normal. Hoy en día vemos un segmento medio y bajo en vivienda, que continúa con ritmos de ventas importantes y que con seguridad durante el segundo semestre del 2019 y el 2020 veremos un cambio importante, jalonado por las tasas de crédito de largo plazo más bajas de los últimos dieciséis años en el país.

Le recomendamos: La mujer que pasó de buscar en la basura a procesar más de 700 toneladas de reciclaje

¿El aumento en el precio del dólar afecta el precio de sus insumos? ¿Están reemplazando proveedores? ¿Subirán el precio final de la vivienda?

Algunos de los materiales y equipos se ven impactados por el alza en el dólar; sin embargo, el impacto es mayor en el segmento alto donde su desarrollo cuenta con mayor número de materiales importados. En los segmentos medios y de vivienda de interés social el impacto es en menor proporción ya que los materiales y sus acabados son en un 95 % producto nacional. Esta situación obliga a constructores y desarrolladores a buscar proyectos de segmentos más protegidos y de mejor rotación con la vivienda de interés social.

El Gobierno lanzó recientemente nuevos programas para incentivar la construcción y venta de vivienda. ¿Cuál es su opinión al respecto?

Se viene haciendo un gran esfuerzo por el gobierno para incentivar la compra de vivienda en especial en los segmentos de vivienda de interés social. Sin embargo, es importante que se generen ayudas para segmentos medios en alivio a la tasa que promueva e incentive la compra de segmento nivel 3 y 4.

¿Qué hacer para que las ciudades sean más verdes y no tan grises desde el sector de la construcción?

Las zonas de cesión públicas que exigen los desarrollos a nivel normativo han logrado generar espacios verdes a lo largo y ancho de las diferentes zonas. Esto ha sido aprovechado de manera importante en el caso de Bogotá por la Alcaldía, para generar parques e importantes zonas verdes que permitan mejorar la calidad de vida de los habitantes.

El precio de la tierra en ciudades como Bogotá es cada vez más costoso. ¿El foco de expansión de las constructoras está en las ciudades intermedias?

Es cierto que ha existido en los últimos diez años un éxodo de personas buscando zonas alejadas de las grandes urbes con opciones más verdes, de mayor área y a precios más competitivos. Sin embargo, hemos visto en los últimos dos años un fenómeno de un importante segmento de la población que busca regresar a los centro de las ciudades, logrando reducir el tiempo de desplazamiento a su lugar de trabajo o estudio, lo que ha creado un nuevo segmento de micro apartamentos para atender esta tendencia que cada día coge más fuerza.

¿La tendencia de la oferta es apartamentos cada vez más pequeños? ¿Están desapareciendo las familias grandes? ¿El cambio demográfico obligó a las constructoras a cambiar sus planes para atender un mercado distinto?

Cada día vemos familias más pequeñas y así lo ha reportado el DANE en su último estudio. Esto sumado al interés de las personas en evitar un desplazamiento diario que involucre largas jornada. Así ha generado un nuevo nicho de mercado que prefiere áreas muy pequeñas pero cerca de su rutina diaria.

881724

2019-09-18T21:00:28-05:00

article

2019-09-19T07:42:11-05:00

[email protected]

none

Edwin Bohórquez Aya - @EdwinBohorquezA

Sostenibilidad

Certificaciones ambientales favorecen venta de vivienda

55

8104

8159