Lindsay Lohan no puede pagar un psiquiatra

Como sabe que necesita ir a un especialista, la actriz se aleja de las malas influencias y acude a una consejera espiritual.

Lindsay Lohan en uno de los malos días.
Lindsay Lohan en uno de los malos días.Bang Showbiz

Lindsay Lohan admitió recientemente que necesita ayuda profesional para superar todos sus problemas personales, sin embargo reconoció también que no tiene dinero para pagarse un psiquiatra, porque tiene muchas deudas. Se sabe que la artista debe 200.000 al fisco estadounidense, por lo que su amigo Charlie Sheen le prestó dinero.

"Lindsay está superada por la idea de volver a la cárcel y cree que un psiquiatra le podría ayudar a pasar por este momento de su vida. Sin embargo, tiene un problema importante, y es que no puede costeárselo porque está sin dinero. Su seguro médico solo pagaría el 20% y los doctores que ella quiere ver cobran entre 250 y 300 dólares la hora", señaló una fuente a RadarOnline.

Recientemente Lohan vio cómo revocaban su libertad condicional, tras haber mentido a la policía sobre un accidente de tránsito ocurrido en junio, por lo que cree que volverá a la cárcel.

"Los fiscales van detrás de Lindsay por su total desprecio a la ley. La fiscalía de Los Ángeles presentará evidencias de que la actriz tiene un largo historial de mentiras a la autoridad. La fiscalía quiere que se le condene a 245 días de prisión por haber violado la libertad condicional", añadió la fuente.

Por estos problemas, la intérprete neoyorquina está decidida a limpiar su imagen pública y dejar atrás el estilo de vida que le ha supuesto una amarga temporada repleta de problemas legales.

"Ella no ha querido responder algunos mensajes ni ha devuelto las llamadas de personas con las que habitualmente sale de fiesta. Se está dando cuenta de que hay personas que son una mala influencia, que ven gracioso que tenga botellas de alcohol para salir de fiesta, que pase la noche entera en los bares de Nueva York y que salga desfavorecida en las fotos. Estos no son buenos amigos", contó una fuente al periódico New York Daily News.

Además, la que fuera chica Disney quiere compartir esta nueva etapa con Max George, miembro del grupo The Wanted, lo que cree que contribuirá a devolverle una buena imagen pública. Con este nuevo romance, Lindsay Lohan quiere conseguir una imagen similar a la que transmiten Taylor Swift y Harry Styles, aunque sus amigos creen que todavía necesita tiempo para estabilizar su relación.

"Sabe que todo el mundo admira a Taylor, y que tiene una buena imagen. Pero su relación es totalmente diferente, ella se comporta [con Max] como una groupie", añadió.

Para limpiar su imagen, la actriz también podría haber precisado de la ayuda de una consejera espiritual, una gurú a quien conoció cuando era pareja de la DJ británica, Samantha Ronson.

"Hace unos años, cuando salía con Samantha, [Lindsay] conoció a una gurú que trabajaba con la familia Ronson. [La actriz podría haber contactado con ella porque] ha trabajado con muchas celebridades", señaló.

Temas relacionados