Por: Beatriz Miranda

Mercosur y Unión Europea, 20 años después

La semana pasada se anunció el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea. Los analistas más eufóricos lo divulgaron con demasiado optimismo por la creación de un mercado potencial de 760 millones de consumidores que permitirá al Mercosur entrar en el mercado más grande del mundo y se cambiará el perfil de las exportaciones, conocido libreto de bienaventuranza de los TLC´s. Sin embargo, el acuerdo ocurre en un frágil contexto político y económico en los dos países más relevantes del bloque: Brasil y Argentina y del avance inusitado del neoliberalismo en ambos bloques.   Sin conocer las entrelíneas del acuerdo, solo resta esperar que el Mercosur no haya hecho demasiadas concesiones que a la larga representarán un alto costo regional.

En 1995 la Unión Europea y el Mercosur establecieron el Acuerdo Marco Interregional, el primer pacto extraterritorial del bloque europeo, lo que en aquel entonces lo volvió simbólico, pues significaba un reconocimiento tácito de Europa a la importancia estratégica y geopolítica del Mercosur, en un ámbito más significativo de la Europa Social. Nacía entonces la esperanza de una Asociación Estratégica entre ambos bloques.

América Latina luchaba por la consolidación de la democracia, estabilidad regional e intentaba superar el peso de la década perdida. Europa avanzaba en su integración, los Tigres Asiáticos impresionaban al mundo y Estados Unidos firmaba el Tratado de Libre Comercio para América del Norte con México y Canadá. A pesar del protagonismo del mercado, el papel del Estado en la búsqueda del bienestar era un objetivo.

De 1995 hasta hoy, surgieron innumerables intentos de negociación entre la UE y el Mercosur, no obstante, los obstáculos estructurales han sido los significativos subsidios que Europa concede a sus agricultores y en América del Sur el déficit democrático, la violación de los derechos humanos y la destrucción del medio ambiente en nombre de los agronegocios.  

20 años después América Latina sigue la ola mundial. Conscientemente o ciegamente gira hacia la extrema derecha y el anhelo de integración regional está siendo sustituido por acuerdos bilaterales.

La nueva agenda regional está supeditada a los intereses estratégicos de Estados Unidos y los países más importantes de la región aún disputan un lugar preferencial en la Casa Blanca, mientras China fortalece su relación con América Latina y Rusia es considerada por muchos una presencia incómoda en la región.

A pocas semanas para que termine el actual mandato de la Comisión Europea, parece ser que el acuerdo UE-MERCOSUR ayudará a que las empresas europeas ahorren aproximadamente 4000 millones de euros al año, especialmente en aranceles.

El acuerdo supera con creces los logros previstos por   la Unión Europea en el acuerdo firmado con Japón, el cual entró en vigencia este año y con Canadá, el denominado CETA, debido a la progresiva eliminación de los aranceles. Este acuerdo Unión Europea-Mercosur deberá ser ratificado por los congresos de los países signatarios, lo que podrá tardar aproximadamente dos años.

Por ahora, se prevé que los ganadores del acuerdo serán los agricultores suramericanos y las industrias europeas. Ya se levantaron en contra de este pacto los agricultores europeos y seguramente los sectores más proteccionistas de los países del Mercosur harán lo mismo. Es inevitable que haya ganadores y perdedores, pero en realidad el Acuerdo Mercosur-Unión Europea parece ser el más ventajoso firmado hasta ahora por la Unión Europea, lo que lleva a reflexionar sí lo que es   bueno para la Unión Europea será bueno para el MERCOSUR.

La esperanza es que en la era de los Bolsonaro y de los Macri acercar el Mercosur a la Unión Europea pueda llevarlos a repensar temas como derechos humanos, sociales, democracia, respecto a las minorías y medio ambiente y devolver al bloque el dinamismo perdido en el laberinto político de los últimos años.

En contraste con la política comercial proteccionista del presidente Trump, el acuerdo Mercosur-Unión Europea puede llamar la atención al mundo sobre la importancia del multilateralismo en la búsqueda de un mínimo equilibrio de poder.

*Profesora Universidad Externado de Colombia

868967

2019-07-02T22:00:00-05:00

column

2019-07-02T22:00:01-05:00

alagos_86

none

Mercosur y Unión Europea, 20 años después

45

4434

4479

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Beatriz Miranda

El despertar del TIAR

Pacto de Leticia por la Amazonia

S.O.S. Amazonia

El desacuerdo Estados Unidos y Rusia

Una escena conmovedora