Gobierno venezolano sigue esperando el sí de los países de Mercosur

Hasta ahora sólo han sido ratificado por los Parlamentos de Uruguay y Argentina.

El ingreso pleno de Venezuela al Mercosur, aprobado hace tres años, seguirá a la espera de mejores momentos políticos al trabarse su ratificación en los congresos de Brasil y Paraguay, en medio de críticas al Gobierno de Hugo Chávez.

El mandatario venezolano asistirá esta semana en Asunción a una nueva cumbre del bloque sin haber logrado la necesaria ratificación parlamentaria de Brasil y Paraguay, aunque cuenta con el respaldo total de los gobiernos de ambos países.

El Congreso paraguayo ni siquiera ha debatido su ingreso porque "no se cuenta con los votos necesarios" , según declaró a Efe el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores y Asuntos Internacionales del Senado, el oficialista Alberto Grillón.

El senador comentó que gran parte de los grupos parlamentarios de la Cámara Alta se oponen a la entrada de Venezuela y que la misma situación sucede entre los diputados.

En el Congreso paraguayo se repiten las críticas y acusaciones de autoritarismo al Gobierno de Chávez, por parte de los partidos de oposición.

El pedido de adhesión de Venezuela al Mercosur fue aprobado a mediados de 2006 por los gobiernos de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, con una perspectiva de que se concretaría en una lapso de nueve meses, pero hasta ahora sólo han sido ratificado por los Parlamentos de Uruguay y Argentina.

Mientras que en Paraguay ni siquiera se ha tratado, el trámite ha caminado lentamente por diversas comisiones de la Cámara de los Diputados y del Senado de Brasil, en las que los parlamentarios se han enzarzado en numerosos y acalorados debates.

En las dos cámaras la oposición ha sacado a relucir sus dudas sobre las garantías democráticas del Gobierno venezolano
Chávez llegó a acusar al Senado brasileño de postergar el trámite por "instrucciones de Washington" y dio un ultimátum en 2007 para que se sometiera a votación.

A pesar de las declaraciones de Chávez, el proyecto legislativo continuó su lento tránsito por los órganos legislativos brasileños y sólo recibió la luz verde de la Cámara baja en diciembre de 2008, con 256 votos a favor, 61 en contra y seis abstenciones.

La Comisión de Relaciones Exteriores del Senado acaba de concluir los debates y ha determinado que se someta a votación en el pleno, en el que los partidos oficialistas y de la oposición están muy equilibrados, pero por lo menos hasta agosto no se buscará una fecha debido a que el Parlamento entró en receso el 18 de julio.

En julio de 2007, Chávez lanzó un ultimátum a los congresos de Brasil y Paraguay para que ratificasen el ingreso de Venezuela al Mercosur en un plazo máximo de tres meses o, de lo contrario, dijo entonces, Caracas retiraría la solicitud, lo que no se ha concretado.

En posteriores declaraciones, el mandatario venezolano y defensor del socialismo del siglo XXI ha dicho que su Gobierno no está "desesperado" por ingresar al Mercosur, al que ha criticado su presunta tendencia capitalista.

En mayo pasado, el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, en el marco de una reunión de trabajo con Chávez en Brasil, reiteró su apoyo al ingreso pleno de Venezuela al Mercosur, e informó de la aprobación de cronograma de liberación del comercio bilateral para acelerar ese proceso.

Como el mandatario brasileño, el presidente paraguayo, Fernando Lugo, también ha defendido la entrada de Venezuela
Lula dijo entonces que la falta de acuerdos sobre la desgravación arancelaria, que Venezuela tiene que negociar aparte con cada uno de los miembros del Mercosur, era uno de los motivos que frenaba la aprobación en el Congreso brasileño del protocolo de adhesión de Venezuela.

En Argentina, el ingreso venezolano ha suscitado la críticas de las cámaras de empresarios que pidieron al Parlamento argentino su negativa a la entrada por las políticas de nacionalización que impulsa Chávez.

En mayo pasado, Chávez anunció la nacionalización de tres empresas participadas por el grupo argentino Techint. No obstante, el ex presidente Néstor Kirchner defendió a Venezuela y declaró que la política de Chávez "no se resuelve por el camino de la exclusión, sino por el camino de la racionalidad" .

Temas relacionados