Una pandilla con todo el 'power'

La banda mexicana participó en festivales cuyos nombres ni recuerdan, pero el impacto dio para realizar un disco y un dvd.

Durante los años 70 y 80 los integrantes de Molotov andaban con el diccionario inglés-español debajo del brazo. Podían salir de sus casas sin identificación, muchas veces caminaban sin rumbo fijo y simplemente recorrían cuadras sin parar mientras iban haciéndole la digestión a las composiciones más importantes de Led Zeppelin. Cada 15 o 20 metros les tocaba frenar y recurrir al libro para establecer qué era lo que la banda liderada por Robert Plant y Jimmy Page quería decir con tal palabra.

La invasión de la música anglo y de las películas de Hollywood provocó que los jóvenes de las principales ciudades de México adquirieran el hábito de comunicarse mezclando su lengua materna con el idioma que todos los días les rondaba la cabeza.

“El espanglish lo utilizamos porque así hablamos. No es que pretenciosamente o de manera previa nos enfoquemos en hablar de esa forma. Así somos y a través de las canciones es que mostramos lo que queremos comunicar. Lo que tenemos por dentro. Para nosotros es muy normal ese idioma, pero a veces, cuando sacamos los discos, nos damos cuenta de que ni por aquí cerca nos entienden”, comentan los músicos de Molotov, quienes durante 2010 fueron invitados a Moscú, San Petersburgo, Kazán y Perm para hacer una gira de conciertos y presentarse en varios festivales de música.

Para hacerle frente al tour, la banda, que sus propios miembros definen como una pandilla rockera que no tiene la menor intención de brindarle a nadie buen ejemplo, escogió 30 de sus mejores temas. Al comienzo Molotov contempló la posibilidad de traducir algunas de las palabras del espanglish que tan explícitamente gobiernan sus canciones o pensó también en los equivalentes en ruso de ‘chinga’, ‘chanwich’ y ‘chichona’, pero al no encontrarlos optó por dejar sus canciones tal y como fueron concebidas.

Era un reto presentarse en Rusia. La simple logística de viajar con todo su poderío hasta el otro lado del mundo planteaba una responsabilidad especial. Sin embargo, ni el más optimista de sus integrantes sospechó que sería tan fácil establecer una comunicación con un público tan ajeno a su entorno. Todo salió muy bien, pudieron registrar lo que sucedió en una especie de diario de viaje que es el álbum Desde Rusia con amor y el entorno hizo que sus canciones tomaran otro color.

“A nosotros nos gustó mucho el material en vivo porque es el que refleja la identidad de Molotov. Es un sonido mucho más rudo y la manera de tocar viene con todo y errores, con los defectos, no efectos, que es lo que cometemos a diario los músicos. En este álbum están consignados los errores de todos y eso lo hace especial y único”, dicen los integrantes de Molotov.

El sencillo promocional del disco es Voto latino, el mismo tema de presentación de su primer álbum Dónde jugarán las niñas. La decisión no fue gratuita, Molotov quería cerrar un ciclo importante en su carrera y, al mismo tiempo, dejar claro que pase lo que pase, su sonido será contundente, genuino, especial, y su entrega será con amor y con todo el power.

Temas relacionados