Muiscas de Cota, en manos del Incoder

La comunidad indígena quedó al borde del destierro después de que la Corte Suprema de Justicia fallara en su contra.

Protesta durante visita de desalojo/Gustavo Torrijos

El destierro de la comunidad muisca de Cota lo define en estos momentos una juez del Juzgado promiscuo municipal. Llegó a las 10 de la mañana con la orden de desalojo, expedida el 27 de noviembre de 2013: "Se fija como fecha los días 25 y 26 de marzo para llevar a cabo la diligencia de entrega ,que implica el desalojo de familias indígenas ". Con documento en mano, la juez procedió a escuchar a las dos partes: el abogado de Ricardo Páez, supuesto dueño del terreno en donde habita el cabildo indígena de Cota, y representantes de la comunidad étnica.

Han pasado ocho horas y la juez no ha tomado una decisión. A los argumentos de las partes involucradas en el proceso se sumaron las voces de la Defensoría del Pueblo, la Alcaldía municipal, la Personería y el Ministerio del Interior. El desalojo, al parecer, está lejos de llevarse cabo por la ausencia de una delimitación exacta del territorio. En el centro de la disputa está la vereda La Moya, en donde habitan cerca de 54 familias de la comunidad muisca. El lugar es codiciado por Páez, quien desde 1994 ha reclamado la propiedad del terreno.

Alfonso Fonseca, segundo gobernador del cabildo, le contó a este diario que “la comunidad concertó la entrada con las autoridades. El abogado del señor que pretende adueñarse del territorio y la juez recorrieron la zona y no han podido establecer los linderos”. Los representantes muiscas se han mostrado tranquilos ante la confusión por los terrenos: “Queda demostrado que el señor no tiene idea de lo que compró. Son dos hectáreas las que está reclamando y el predio tiene 505. Vamos a mantener la calma, queremos ver hasta dónde se puede sostener el señor con sus argumentos”, dice Sandra Cano, una de las voceras indígenas.

El optimismo ha sido opacado por el proceso judicial, que favorece a Ricardo Páez. Pese a que la comunidad muisca ha interpuesto tutelas y demandas, la Corte Suprema de Justicia falló a favor de Páez en abril de 2012. Argumentó la Corte que “en la ley no se acreditó que el inmueble en el que estaba asentada la comunidad indígena de Cota se hubiera constituido como resguardo indígena”. Con el fallo terminó un largo litigio, que venía desde 2001, cuando el Juzgado Civil del Circuito de Funza, Cundinamarca, ordenó la restitución de los terrenos. En 2008, el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cundinamarca revocó la sentencia y le dio la razón a la comunidad muisca, que alega ser propietaria del terreno desde 1876, año en que se realizaron las transacciones para su adquisición. Finalmente, la balanza se inclinó a favor de Páez y quedó en firme el desalojo.

Pedro Santiago Posada, director de Asuntos Indígenas, Rom y Minorías del Ministerio del Interior, explicó que la única salida que tiene la comunidad indígena está en manos del Incoder (Instituto Colombiano de Desarrollo Rural), entidad que puede definir los linderos y declarar el área de resguardo: “Nosotros le escribimos al Incoder para que hiciera una aclaración de linderos. La Corte falló sin tener en cuenta la delimitación. La comunidad está reconocida como cabildo, no como resguardo. Sin embargo, independientemente de que hayan perdido el proceso, debe haber un plan de reubicación, algo que no tuvo en cuenta el juzgado municipal”. En el cabildo habitan aproximadamente 315 familias (2.765 personas), según un censo del Incoder.

Aunque la Corte falló, la propiedad del terreno no está definida. Existen dos folios sobre el mismo predio; uno en el que aparece la escritura de traspaso al señor Páez en 1993 y otra de 1949, en la que Gregorio Triviño (supuesto propietario) compra el lote. De otro lado están las escrituras de 1876, que demostrarían la adquisición de los muiscas de Cota. En el lugar, como lo admiten las autoridades municipales, existe un interés por desarrollar proyectos inmobiliarios. El Incoder, por su parte, dijo que “la delimitación le corresponde al Instituto Geográfico Agustín Codazzi, proceso que se está llevando a cabo. El proceso de constitución de resguardo también está en curso”.

 

 

Temas relacionados