Publicidad
10 Jun 2019 - 9:55 p. m.

Aborto, religión y radicalismo en EE. UU.

Lousiana, Missouri, Georgia y Alabama son solo algunos estados en donde se han aprobado leyes que buscan restringir el acceso al aborto en Estados Unidos. Helmi Henkin, presidenta de una de las tres clínicas de abortos que hay en Alabama, dice que el debate no deber ser moral y habla de cómo se ha radicalizado peligrosamente el debate.
Daniela Quintero Díaz

Daniela Quintero Díaz

Periodista Medio Ambiente
Aborto, religión y radicalismo en EE. UU.

Desde hace unos años, una oleada conservadora ha tomado fuerza en contra del aborto en Estados Unidos. Lousiana, Missouri, Georgia y Alabama son solo algunos de los estados que en las últimas semanas han aprobado leyes antiabortistas para revertir la decisión de Roe vs. Wade, una emblemática sentencia de la Corte Suprema de EE. UU. que en 1973 legalizó el aborto en todo el país.

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca no solo ha envalentonado a los grupos antiabortistas para manifestarse y radicalizar el discurso en contra de las mujeres que quieren interrumpir su embarazo, así como las clínicas que realizan abortos legalmente; también ha permitido el nombramiento en el Tribunal Supremo de jueces ultraconservadores, como Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh, que les dan a los autodenominados grupos “pro vida” esperanzas de erosionar la decisión con la que hace 45 años se garantizó el derecho a abortar.

Síguenos en Google Noticias