26 Nov 2021 - 10:07 p. m.

Así quedó el panorama político en Nicaragua después de las elecciones, ¿qué viene?

El triunfo oficial de la pareja presidencial, conformada por Daniel Ortega y Rosario Murillo, fue proclamado por la autoridad electoral de Nicaragua. Con un Congreso dominado por 75 diputados sandinistas (de los 91 escaños), cinco asientos más que en el período 2017-2021, la dupla tiene asegurada la gobernabilidad para aprobar leyes con facilidad.
Las elecciones con las que ganó Daniel Ortega un cuarto mandato consecutivo estuvieron marcadas por la ilegalización de partidos opositores y por el arresto bajo cargos de conspiración y otros delitos de decenas de sus dirigentes, activistas y empresarios.
Las elecciones con las que ganó Daniel Ortega un cuarto mandato consecutivo estuvieron marcadas por la ilegalización de partidos opositores y por el arresto bajo cargos de conspiración y otros delitos de decenas de sus dirigentes, activistas y empresarios.
Foto: Agencia AFP

El tribunal electoral de Nicaragua proclamó al presidente Daniel Ortega y a la vicepresidenta Rosario Murillo, su esposa, vencedores de las elecciones generales del pasado 7 de noviembre, en las que el gobernante obtuvo un cuarto mandato consecutivo, con sus rivales presos y en el exilio.

“Se declaran electos de manera definitiva como presidente y vicepresidenta de la República de Nicaragua a los ciudadanos electos José Daniel Ortega Saavedra y Rosario Murillo Zambrana”, anunció el Consejo Supremo Electoral (CSE) en una resolución, también publicada en el diario oficial La Gaceta.

Le sugerimos: Guía para seguir las elecciones en Nicaragua: ¿Ortega se atornilla al poder?

Con el 99 % de los votos escrutados, la pareja presidencial, que encabezó una alianza con el gobernante Frente Sandinista (FSLN, izquierda), ganó con el 75,87 % de votos, y el 10 de enero de 2022 tomará posesión de sus cargos por cinco años más.

Los comicios, que se celebraron tras la ilegalización de partidos opositores y el arresto bajo cargos de conspiración y otros delitos a decenas de sus dirigentes, activistas y empresarios -entre ellos a siete aspirantes a la presidencia-, fueron duramente criticados por la comunidad internacional y abrieron la vía a nuevas sanciones contra el gobierno nicaragüense. Así, Ortega, quien gobernó por primera vez durante la Revolución Sandinista, enfrentara en su nuevo mandato un mayor aislamiento internacional.

El 12 de noviembre, la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) desconoció la legitimidad de las elecciones en Nicaragua, lo que motivó a Ortega a pedir la salida formal de su país de este organismo regional, bajo acusaciones de “injerencismo”. Estados Unidos prohibió el ingreso a su territorio de Ortega, que acusa a Washington de apoyar las protestas contra su Gobierno en 2018, que dejaron más de 300 muertos, según grupos humanitarios.

En el documento, el CSE actualizó la cifra de participación registrada en Nicaragua, anunciando un 65,26 %, mientras que el grupo de observación Urnas abiertas, cercano a la oposición, registró una abstención del 81 %.

Le puede interesar: Nicaragua: Daniel Ortega y Rosario Murillo, sin fecha de vencimiento

Ortega, un exguerrillero de 76 años que gobierna desde 2007, contará nuevamente con un Congreso dominado por 75 diputados sandinistas (de los 91 escaños), cinco asientos más que en el período 2017-2021. Esto permitirá al gobierno continuar aprobando con facilidad leyes ordinarias, especiales, nombramientos en altos cargos de dirección estatal y hacer reformas a la Constitución.

El Partido Liberal Constitucionalista (PLC, derecha y aliado del gobierno) quedó como segunda fuerza parlamentaria, tras obtener 10 curules. El partido indígena Yatama obtuvo un escaño, mientras que los cinco asientos restantes quedaron en manos de tres partidos derechistas, tildados de colaboracionistas.

👀🌎📄 ¿Ya estás enterado de las últimas noticias en el mundo? Te invitamos a verlas en El Espectador.

Recibe alertas desde Google News