Publicidad
12 Apr 2021 - 2:08 p. m.

Así reaccionó Rafael Correa ante la derrota de su candidato en Ecuador

El expresidente Rafael Correa aceptó la victoria de Guillermo Lasso como nuevo presidente de Ecuador y le deseó suerte en su mandato a través de un tuit.
El expresidente de Ecuador Rafael Correa aceptó la derrota de su candidato en las últimas elecciones.
El expresidente de Ecuador Rafael Correa aceptó la derrota de su candidato en las últimas elecciones.
Foto: Agencia AFP

El expresidente de Ecuador Rafael Correa reconoció este domingo la victoria en las elecciones del centroderechista Guillermo Lasso y le deseó suerte en su gestión. “Suerte a Guillermo Lasso, su éxito será el de Ecuador”, señaló el también economista en su cuenta oficial de Twitter apenas unos minutos después de que el candidato correísta Andrés Arauz aceptara su derrota ante Lasso. La declaración es fundamental porque el exmandatario representa una fuerza política importante con la que Lasso tendrá que negociar, sobretodo en el Congreso, si quiere tener gobernabilidad.

Correa, en su declaración, citó las palabras de Arauz quien había afirmado que esto “no es un final sino un comienzo” y agradeció el apoyo. “Sinceramente creíamos que ganábamos, pero nuestras proyecciones eran erradas”, zanjó Correa. Por último, pidió a Lasso que “cese el lawfare (guerra jurídica), que destruye vidas y familias” en Ecuador.

El candidato ganador, Guillermo Lasso, de 65 años, se proclamó presidente electo tras el balotaje del domingo con Andrés Arauz, el delfín del correísmo, 29 años menor que él, y quien reconoció su derrota antes de que concluyera el escrutinio. El primero logró una ventaja de casi cinco puntos porcentuales (52,48% contra 47,52%) cuando resta por contar un 6% de la votación.

Puede leer: Guillermo Lasso, elegido como nuevo presidente de Ecuador

El presidente electo venía de perder en la primera vuelta de 2021 con una diferencia de casi 13 puntos porcentuales frente a Arauz, hasta entonces un exconsejero económico desconocido para la mayoría. Pero entró a la contienda electoral gracias a su mínima ventaja sobre el líder indígena y ambientalista Yaku Pérez, quien alegó el supuesto robo de sus votos.

Pese al desgaste que le dejó esa pugna, logró aglutinar al anticorreísmo bajo las banderas de una derecha que estaba de capa caída incluso antes de la aparición del llamado socialismo del siglo XXI liderado por Correa. “Ganó la candidatura que logró conectar con ese votante desencantado del correísmo y desencantado en general de la política”, señala Wendy Reyes, consultora política y catedrática de la Universidad de Washington.

El futuro presidente no contó con el apoyo unánime de los indígenas, que se dividieron entre el voto nulo y el respaldo al exmandatario izquierdista. “Me parece que el voto más allá de Lasso es de hartazgo, es un voto de rechazo a lo que ha significado Correa (...) y esa dinámica de exacerbación de odio”, afirma Pablo Romero, analista de la Universidad Salesiana de Quito.

Este domingo, 11 de abril, los ecuatorianos eligieron en balotaje a su próximo presidente en una cerrada contienda entre Andrés Arauz, heredero político del socialismo del exmandatario Rafael Correa, y el exbanquero conservador Guillermo Lasso. De acuerdo con los resultados publicados del Consejo Nacional Electoral (CNE), Lasso es el presidente electo de Ecuador, con un 52,21%, frente al 47,49% del candidato Andrés Arauz. El exbanquero es el primer presidente de derecha en 14 años y tomará las riendas de un país dividido, con una crisis económica histórica y con los estragos de la pandemia.
Recibe alertas desde Google News