Publicidad
30 Jun 2021 - 2:00 a. m.

Las pistas ignoradas antes del derrumbe del Champlain Towers en Florida

En cuestión de segundos, el sur de Florida nunca volvió a ser el mismo. El estado ahora está sacudido por el colapso del edificio en Surfside y teme que algo así se pueda repetir en otros lugares.
Un joven venezolano hizo un memorial para las víctimas del derrumbe del edificio en Florida. / AFP
Un joven venezolano hizo un memorial para las víctimas del derrumbe del edificio en Florida. / AFP
Foto: AFP - GIORGIO VIERA

¿Puede un edificio colapsar de la nada sin que hubiera señales de ello? No para Joseph Colaco, profesor de arquitectura de la Universidad de Houston, en Texas.

“Antes de que haya un colapso verás que suceden cosas: o una losa que se desvía hacia abajo o una grieta que se abre en una columna”, explicó Colaco a la cadena ABC.

En el caso del Champlain Towers South, en Surfisde (Florida), la torre de condominios de 12 pisos que se derrumbó a las afueras de Miami el pasado jueves, las investigaciones preliminares han encontrado múltiples pistas que advertían sobre una posible tragedia desde hace años, pero que fueron ignoradas por funcionarios del gobierno local y por la misma comunidad que residía en el edificio.

En 2020, un estudio de la Universidad Internacional de Florida y la Universidad de Padua, encabezado por el profesor Shimon Wdowinski, encontró que el edificio se estaba hundiendo en la tierra a un ritmo de 1 a 3 milímetros por año desde la década de 1990. Si bien los expertos, incluido Wdowinski, han advertido que esta no sería la única circunstancia que llevó al colapso de la torre, se necesita investigar la parte subterránea de la estructura para determinar si uno o varios pilotes se asentaron hacia abajo por el hundimiento mientras el resto no tuvo cambios. Esto podría haber amenazado la estructura y explicaría por qué solo la mitad del edificio se vino abajo.

Dos años antes de ese estudio, en octubre de 2018, el ingeniero Frank Morabito emitió un informe de nueve páginas en el que señala un “daño estructural mayor” en la losa de concreto debajo de la plataforma de la piscina y recomendó una reparación extensiva por un valor de US$9 millones. Eso se traduce en una factura de entre US$80 mil y US$330 mil por propietario, dependiendo del tamaño de su condominio.

El pasado 9 de abril, la junta de condominios del edificio envió una carta en la que informaba que debido al deterioro del edificio, esa suma aumentó a US$15 millones. Estas obras no habían comenzado al momento del colapso. La falta de consenso entre los residentes sobre el pago de los arreglos retrasó el inicio de la reparación, lo que se suma a la lista de factores que pudieron llevar al colapso.

Puede leer: Colapso en Miami: los ancianos que murieron juntos y otras tristes historias

Días antes del colapso de la torre, un contratista inspeccionó la estructura y fotografió partes del concreto en mal estado en la sala de equipos de la piscina y charco profundo de agua estancada en el lugar de estacionamiento debajo de esta área. Todo apunta a que era una tragedia anunciada, aunque no se imaginaban la magnitud y velocidad de esta.

A ese informe de Morabito respondió un funcionario de construcción de Surfside, que les dio a los residentes un parte de seguridad a finales de 2018 y 2019, a pesar de que el informe indicaba lo contrario. Rosendo Prieto, quien ya no trabaja para la ciudad, señaló en noviembre de 2018 que el edificio estaba “en muy buenas condiciones”. La NPR supo de la respuesta de Prieto por un residente que asistió a la reunión con él y que sobrevivió al colapso. Las autoridades de Surfside dijeron que no tenían conocimiento de toda esta investigación, pero el documento está en el archivo local.

Puede leer: Jim McGovern: ‘Que nada de nuestro dinero vaya a la Policía de Colombia”

“Esto me está empezando a enojar porque poco a poco se van conociendo informes de hace años que reportan serios daños estructurales al edificio. Parece que esto era predecible, porque los técnicos alertaron (a otros sobre esto) y nadie hizo nada”, le dijo Pascale Bonnefoy, hija de uno de los residentes del edificio, a Voice of America.

Aún falta mucho para determinar quién o quiénes son los responsables de la tragedia. Lo primero será establecer cuál fue la razón del colapso o si se trató de una sumatoria de fallas que llevaron al desastre. La corrosión y los errores en el diseño no se han descartado como posibles causas. Lo que sigue, una vez concluida la labor de rescate, es desmontar pieza por pieza las partes del edificio derrumbado para poderlas montar en otro lugar y así evaluar toda la estructura. En este proceso se comprobará si las partes coinciden con los planos del diseño original, con lo que se determinaría si hubo un error en el montaje. También se realizará una petrografía del hormigón para comprobar su calidad y resistencia. La parte del edificio que quedó en pie será demolida, pues las autoridades han dicho que su integridad estructural está comprometida.

La investigación sobre lo que pasó en el Champlain Towers se hace urgente no solo para los familiares de los residentes del edificio, sino para toda la zona del sur de Florida que teme que esta tragedia se repita en otros condominios con las mismas características de altura, antigüedad y ubicación cerca del mar. La alcaldesa de Miami Dade, Danielle Levine, ordenó una auditoría inmediata a todas las propiedades de más de cinco pisos o con 40 años de antigüedad hechas por la misma constructora para anticiparse a otra tragedia.

Síguenos en Google Noticias