3 May 2020 - 11:11 p. m.

Versiones sobre supuesta conspiración para derrocar a Nicolás Maduro tocan a Colombia

Este domingo Venezuela se despertó con la noticia de que sus fuerzas armadas habían frustrado un supuesto intento de incursión marítima. Desde el vecino país señalan que la conspiración, que toca a un general preso por narcotráfico y a un militar norteamericano en retiro, fue orquestada por Colombia y Estados Unidos, países que niegan haber participado.

redacción internacional

El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino, expresó este domingo lealtad absoluta al presidente Nicolás Maduro luego de rechazar la incursión de un grupo de "mercenarios terroristas" que, según el Gobierno, pretendía invadir el país a través de las costas cercanas a Caracas. / EFE
El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino, expresó este domingo lealtad absoluta al presidente Nicolás Maduro luego de rechazar la incursión de un grupo de "mercenarios terroristas" que, según el Gobierno, pretendía invadir el país a través de las costas cercanas a Caracas. / EFE

Una investigación de la Associated Press (AP) detalla cómo un exmilitar estadounidense, Jordan Goudreau, dirigió un supuesto plan de golpe de estado para derrocar el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela. Al parecer, la conspiración fue orquestada por el general en retiro del vecino país, Clíver Alcalá, quien poco antes de entregarse a la justicia estadounidense confesó en un video que 26 rifles de asalto, entre otro armamento y material de intendencia que fue incautado el 24 de marzo en el caribe colombiano le pertenecían y serían utilizados para incursionar en Venezuela desde Colombia. Este domingo, la autodenominada Coalición Activa de la Reserva Internacional Venezolana desplegó un nuevo capítulo: la “Operación Gedeón”.

(Lea también: Gobierno venezolano dice que frustró intento de invasión marítima de mercenarios)

El ministro de Interior y Justicia de Venezuela, Néstor Reverol, dijo hoy en una declaración desde su despacho, transmitida por el canal estatal VTV: “En la madrugada de este 3 de mayo pretendieron realizar una invasión por vía marítima (en la región de La Guaira) un grupo de mercenarios terroristas procedentes de Colombia con la finalidad de cometer actos terroristas en el país”. Sin embargo, hacia las 4:00 de la tarde, en las redes sociales de la Coalición, el capitán Javier Nieto Quintero y un norteamericano que se identificó como Jordan Goudreau, miembro de las fuerzas especiales del Ejército de los Estados Unidos, aseguraron que la operación sigue en firme y que se desplegó desde la frontera con Colombia.  

 

“Nuestros hombres continúan luchando en este momento, nuestras unidades han sido activadas en el sur, este y oeste de Venezuela. El comandante Nieto está conmigo está conlocado y el comandante Sequelles está en el suelo, luchando”, dice el norteamericano en el video. A su turno, el comandante Nieto, agrega: “El objetivo de estas palabras es primero aclararle al pueblo venezolano y a las fuerzas vivas de la Nación de que es real y que hay hombres y mujeres arriesgando la vida por la libertad de nuestra patria y de nuestros presos políticos”.

Puede leer: Irán saca lingotes de oro de las afligidas bóvedas de Venezuela

Según la investigación de AP, Goudreau es el dueño de la empresa de seguridad privada Silvercorp USA, con sede en el estado de Florida. La compañía ofrece “operaciones” en más de 50 países y asegura en su sitio web haber trabajado para el presidente de Estados Unidos. Aunque los periodistas le preguntaron a Goudreau por sus posibles nexos con el general Alcalá y el plan para derrocar a Maduro, el supuesto exmilitar les contestó: “Silvercorp no puede revelar las identidades de su red de fuentes, activos y asesores debido a la naturaleza de nuestro trabajo”.

Ahora, también en Florida vive el asesor político J. J. Rendón, recordado por dirigir campañas electorales en Colombia. Mucho se ha dicho de la cercanía de este asesor con el autodenominado presidente interino de Venezuela y presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, por lo que se presume su injerencia en todo el relato de la conspiración para derrocar a Maduro. Cuando AP confrontó a Rendón, él les contestó que un eventual trabajo con Guaidó sería totalmente confidencial y se le exigiría negar la existencia de un contrato. Una fuente de El Espectador, que trabajó muy cerca de Rendón, dijo, tras ver el video de Goudreau y la supuesta Operación Gedeón: “Ese es el estilo de J. J. Rendón”.

Le recomendamos: Coronavirus en Venezuela: ¿Por qué tan pocos casos? 

La investigación de AP, titulada ExBoina Verde lideró intento fallido para expulsar a Maduro, detalla cómo y por qué falló el plan supuestamente liderado por el general Alcalá, quien terminó preso en Estados Unidos por cargos de narcotráfico, no sin antes despotricar de Guaidó y Rendón en un video que publicó en su cuenta de Twitter. Los periodistas, tras meses indagando, no lograron establecer quién está financiando este supuesto ataque al régimen de Maduro, pero desde el Gobierno del vecino país, no reconocido por más de 60 naciones, señalan que Colombia estaría detrás.

A través de un comunicado público, el Ministerio de Relaciones Exteriores de nuestro país, “se trata de una acusación infundada, que intenta comprometer al Gobierno de Colombia en una trama especulativa”. Según la Cancillería, las afirmaciones del “régimen dictatorial de Nicolás Maduro”, que señalan a Colombia “de supuestos hechos de desestabilización”, son un intento más de “desviar la atención respecto de los verdaderos problemas que vive el pueblo de Venezuela”.

Lea también: El coronavirus llegó a Venezuela, un país lleno de calamidades

Asimismo, la oposición venezolana se desmarcó de la operación. Lo ocurrido en el estado de La Guaira, que el régimen de Maduro ha calificado como una invasión marítima frustrada, se trata de “militares o civiles presuntamente ejecutados extrajudicialmente por la dictadura y sus cadáveres han sido utilizados para crear un falso positivo”, dice un comunicado del sector político que lidera Juan Guaidó. Los antichavistas calificaron de “montaje fabricado” lo ocurrido en la madrugada de este domingo y aseguraron que se trata de un intento por “desviar la atención” hacia “un hecho delictivo manipulado por la dictadura para continuar la persecución” política a la oposición.  

Síguenos en Google Noticias