23 Mar 2019 - 5:10 p. m.

Tailandia acude mañana a las urnas tras casi cinco años de dictadura militar

Tras meses de campaña electoral, los tailandeses participarán en las primeras elecciones generales desde 2014, de las que saldrá elegido el nuevo primer ministro.

EFE

Tailandia se prepara para unas de las elecciones generales más importantes en su historia.  / AFP
Tailandia se prepara para unas de las elecciones generales más importantes en su historia. / AFP

Unos 51 millones de tailandeses están llamados a votar mañana en unas elecciones históricas que llegan tras casi cinco años de dictadura militar y con la incertidumbre de que ningún partido logre conseguir una mayoría clara para formar gobierno en solitario.

"No será una votación que nos transformará el país en un genuino régimen civil y democrático, pero será el inicio de un proceso que puede marcar el camino hacia la reconstrucción de una democracia real", indicó hoy el diario "Bangkok Post" en su editorial.

Además, el Consejo Nacional para la Paz y el Orden, nombre oficial de la junta militar, aprobó un plan para los próximos 20 años que deberán respetar los futuros Gobiernos bajo el riesgo, en caso contrario, de ser disueltos.

(Le puede interesar: La princesa rebelde que desafía a los militares en Tailandia)

El primer ministro y jefe de la junta militar, el general golpista Prayut Chan-ocha, quien es candidato del partido Palang Pracharat (PPRP, sigla en inglés), tratará de aprovechar esta coyuntura para revalidar su mandato, a pesar de que carece de la popularidad de otros líderes.

Tras unos dos meses de intensa campaña electoral, los tailandeses tienen el día de hoy para reflexionar su voto en los comicios en los que parte como favorito el partido Puea Thai ("Para los Tailandeses"), cercano a la familia Shinawatra, aunque probablemente no conseguirá la mayoría absoluta.

"Mantener la paz y el orden es la prioridad más importante de Tailandia ahora. Si no queréis ver disturbios otra vez en nuestro país, votad por el PPRP", dijo anoche Prayut en una aparición inesperada en el cierre de la campaña.

Prayut tomó el poder en un golpe de Estado el 22 de mayo de 2014 contra un Gobierno del Puea Thai con la promesa de acabar con la corrupción y lograr estabilidad tras meses de protestas callejeras.

Sin embargo, el jefe de la junta militar ha aprovechado sus años en el poder para acallar a la disidencia y detener a decenas de personas bajo las leyes de lesa majestad y de delitos informáticos, que prevén duras penas de prisión.

A Prayut le bastan solo 126 de los 500 escaños de la Cámara baja en liza para poder formar Gobierno, ya que contará con casi toda probabilidad con el voto de los 250 senadores. La Constitución, redactada por los militares, establece un sistema de voto y de circunscripciones que perjudican a grandes formaciones como el Puea Thai y el Partido Demócrata, otro peso pesado en la política tailandesa.

Las formaciones ligadas al ex primer ministro Thaksin Shinawatra, que se encuentra en el exilio, han ganado todas las elecciones desde 2001, pero todos sus Ejecutivos han sido tumbados en golpes de Estado o por decisiones judiciales.

La candidata más popular del Puea Thai es Sudarat Keyuraphan, exministra de Salud Pública y Agricultura.

(Ver más: Un colombiano, príncipe en Tailandia )

Durante la campaña electoral, las autoridades disolvieron el partido Thai Raksa Chat, también ligado a los Shinawatra, por el "uso indebido" de la Monarquía al nominar como candidata a primera ministra a la princesa Ubolratana Mahidol, hermana mayor del Rey Vajiralongkorn.

Dos días después de la votación, la Comisión Electoral decidirá si presenta cargos por difamación contra el joven empresario Thanathorn Juangroongruangkit, que ha cosechado un gran éxito entre los jóvenes con su emergente partido Anakot Mai ("Nuevo Futuro").

Thanathorn, que se ha propuesto acabar con el legado de la junta militar, fue acusado por decir que el Palang Pracharat ha reclutado candidatos de otros partidos, algo de lo que anteriormente habían hablado los medios de forma abierta.

Otro candidato a jefe del Gobierno a tener en cuenta es Abhisit Vejjajiva, del Partido Demócrata, que cuenta con gran influencia entre las clases medias-altas y en el sur y que ha prometido que dimitirá si gana menos de 100 escaños.

La votación de mañana se realizará sin una "misión internacional de observadores", aunque la Delegación de la Unión Europea informó de que ha acreditado a diplomáticos para supervisar el proceso.

Recibe alertas desde Google News