Se presentan más de 40 grupos y unos 300 artistas en cuatro escenarios

hace 4 horas
Por: Óscar Sevillano

¿Necesitan escoltas los concejales de Bogotá?

Tantas son las ganas que tenemos los colombianos por sentir que nuestro nivel de estatus crece, que ni los concejales de Bogotá escapan a esa vanidad y la prueba reina de lo anterior es la extraña asignación de escoltas y vehículos destinados a la protección de personas con alto riesgo de seguridad que se les hace a los cabildantes del Distrito Capital, con su claro beneplácito.

Si en la ciudad de Bogotá se vivieran situaciones de orden público similares a las de Tumaco, Buenaventura, el Cauca, etc., no habría ningún motivo para dudar de la asignación del servicio de escoltas a los concejales del Distrito, pero la inseguridad en la capital no es ni la mitad de lo que padecen estos territorios y es precisamente por esto que la denuncia que hace el representante a la Cámara David Racero tiene total validez.

No es posible que la Nación destine un monto superior a los $20.000 millones para cuidar a personas que no lo necesitan, y sí en cambio se deje de atender casos de amenazas a líderes sociales en veredas y municipios donde grupos armados ilegales libran una guerra por el control del territorio.

Por supuesto que hay casos que sí ameritan medidas de protección como, por ejemplo, la exconcejal Ángela Garzón, quien por ser familiar de un exministro y exvicepresidente se entiende que su vida presenta riesgos. Lo mismo Hollman Morris, quien ya contaba con la asignación de escoltas por las amenazas contra su vida, etc.

Sin embargo, los casos que sí requieren la asignación de escolta y carros blindados no son superiores a diez, por lo que no se entiende la razón para que una cantidad de personas que poco se conocen en la ciudad, porque únicamente se les ve en las calles saludando a los ciudadanos en el momento en que buscan votos, cuenten con este servicio que requiere de recursos públicos.

Aun así, se les observó en campaña dando lecciones de cómo cuidar los dineros del Distrito y la Nación y algunos como Manuel Sarmiento promovían demandas contra el metro por posible riesgo de corrupción, pero nunca hablaron de los recursos que el Estado malgasta en esquemas de protección para 45 concejales, que con pocas excepciones no se necesitan.

Ahora, si estoy equivocado, insto a los concejales para que nos muestren a los bogotanos las amenazas y riesgos que para sus vidas tiene la actividad como cabildante, que les obliga a permanecer con escoltas. Que nos demuestren que no es por vanidad, ni para que les hagan el mercado, lleven a sus hijos el colegio, carguen sus carteras, maletines y les cuiden los celulares.

Los servicios de protección a las personas que tienen riesgos que amenazan sus vidas y su integridad son una cuestión seria y delicada, como para que un grupo de 45 personas, insisto, con pocas excepciones, pretendan que les sean asignados, no porque lo requieran, sino más bien por una cuestión de vanidad.

Cambiando de tema, muchas lecciones deja la caída del exministro de Defensa Guillermo Botero al Gobierno Nacional, pero también al periodismo, porque se demuestra una vez más que cada vez que se da un parte oficial, no importa si es el presidente de la República quien lo divulga, es necesario ir al lugar de los hechos y verificar que la información oficial es cierta.

@sevillanoscar

890957

2019-11-14T00:00:00-05:00

column

2019-11-14T01:53:55-05:00

jrincon_1275

none

¿Necesitan escoltas los concejales de Bogotá?

47

3529

3576

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Sevillano

¿Conversación para qué?

Por Dilan Cruz

La nueva Claudia López

¿Una nueva era para Sucre?