Cinepata.com, un sitio para el cine de garaje latinoamericano

El escritor Alberto Fuguet la abrió para mostrar sus películas y las de cientos de realizadores que no logran colarse en los emporios del entretenimiento.

El escritor chileno Alberto Fuguet estaba a punto de la quiebra. Los bolsillos que con tanta ilusión había llenado con los réditos de sus más vendidos libros: Tinta roja y Mi cuerpo es una celda, estaban ahora vacíos por cuenta de un proyecto cinematográfico en el que se había embarcado como realizador. Ya había saltado del periodismo a la literatura con éxito, entonces pensó que era hora de incursionar en ese otro lenguaje que tanto lo trasnochaba. Pero a pesar de que la comedia filmaba en digital, Malta con huevo, generó muy buenas críticas en la prensa chilena, no hizo más que hacerle perder dinero, y no es que los escritores puedan ufanarse de tener mucho.

El episodio de frustración no se superó con mares de escritura ni con ríos de lágrimas, ni siquiera con torrentes de licor. Fuguet,  tan dado a pararse de la silla y sentar su voz cuando no está de acuerdo con algo, decidió esta vez salirse del salón y darle un portazo en la nariz a la industria cinematográfica. ¡Me harté de esto!, grito y entonces creó Cinepata.com, su propia sala de cine, su propio garaje en la web para mostrar sus películas y de paso mostrar las de cientos de realizadores latinoamericanos que no logran colarse en los emporios del entretenimiento y nunca llegan a ser vistas en la pantalla grande.

“Cinepata es un portal destinado a la descarga de películas digitales o en formato digital de manera gratuita para usuarios de todo el mundo. Es un lugar para largos, cortos, clips y otros elementos audiovisuales que creen en hacer cine de bajo presupuesto, pero lleno de ideas”, comenta el escritor que después de su experiencia no puede más que admitir que hacer cine en Latinoamérica es el mejor reflejo de lo que somos. “Consigues dinero para hacer tu película, que es la tarea más titánica, pero luego no tienes dónde mostrarla, es como nuestros países que crecen 9%, pero padecen de guerras civiles”, comenta Fuguet.

Aunque parezca extraño encontrar a un escritor que esté jugando a dos bandas: en las plataformas análogas (libros) y digitales (la web), Fuguet tiene la certeza de que “el mundo hoy por hoy se juega a una sola banda y es la banda ancha, así que me rehúso a caer en la cosa binaria que se han inventado los editores que ven en peligro su puesto, quiero seguir escribiendo libros pero también descargando música y películas de forma gratuita”, asegura el chileno, quien comparte con su personaje favorito y protagonista de su más reciente libro, Andrés Caicedo, esta especie de delirio por el cine.

El nombre Cinepata, justamente, es un homenaje a Caicedo, quien siempre usaba palabras como cinéfago o cinéfilis, “por eso me encantaría que jóvenes realizadores colombianos subieran y expusieran sus trabajos en Cinepata”, concluye el escritor.

Temas relacionados

 

últimas noticias

La servidumbre voluntaria

¿Quién fue Hegel?