En funeral de Michael Jackson quieren estar medio millón de personas

Colpasa sitio en internet que rifaba entradas para ver el funeral en pantalla gigante.

Más de medio millón de admiradores de todo el mundo solicitó uno de las 17.500 entradas para el servicio fúnebre de Michael Jackson de la próxima semana, dijeron sus organizadores, mientras se prepara una masiva operación de seguridad.

La vida y música del autoproclamado "rey del pop", quien murió el jueves pasado de un repentino paro cardiaco, será celebrada el martes en el Staples Center, un estadio de baloncesto en el centro de Los Angeles.

Funcionarios revelaron el viernes una ambiciosa lotería en internet que permitirá que los admiradores de Jackson asistan al servicio televisado en el estado o lo vean en una pantalla gigante en el cercano Teatro Nokia.

Pero a los pocos minutos, el servidor de http://www.staplescenter.com colapsó. Funcionarios advirtieron que es posible que existan nuevos problemas, debido a que los admiradores buscan inscribirse antes del plazo límite de las 18.00 horas del sábado.

"Quizás quieran considerar ver esto desde la comodidad de sus propios hogares", dijo la concejal de la ciudad de Los Angeles Jan Perry, quien está subrogando al alcalde Antonio Villaraigosa durante sus vacaciones.

La ceremonia también se transmitirá por internet. Una amplia zona cerca de los lugares en el centro de Los Angeles estará bloqueada para el evento de las 10.00 hora local (1700 GMT). Agencias locales y estatales de orden público han sido convocadas de guardia.}

Una estación radial local de noticias informó que se le solicitó a más de 1.400 oficiales del departamento de policía de Los Angeles para que se ofrezcan como voluntarios para trabajar el lunes y el martes. La policía de Los Angeles, que cuenta con cerca de 9.000 agentes en total, se negó a comentar la información o a revelar la cantidad de sus miembros.

Un portavoz de la familia Jackson también se negó a entregar detalles acerca del funeral, pero indicó que no habrá procesión fúnebre y que el cuerpo del cantante no estará presente en la ceremonia. No se han revelado los arreglos para el funeral, pero se elevó la seguridad en el cementerio Forest Lawn Hollywood Hills, donde se cree descansarán los restos del artista.

Los funcionarios también mantuvieron silencio sobre el costo del servicio fúnebre, y acerca de quien pagará por él.

Como otras ciudades estadounidenses, Los Angeles sufre escasez de fondos en plena recesión mundial, y el mes pasado surgieron dudas similares sobre los impuestos públicos que se pagan por una ceremonia tan elaborada. Las interrogantes comenzaron tras las celebraciones por el triunfo de Los Angeles Lakers en la NBA, que costaron dos millones de dólares. El evento, que atrajo a 500.000 personas, fue financiado eventualmente con donaciones privadas.

La ciudad ya ha colocado en el presupuesto horas extras para la policía de Los Angeles, explicó Perry, agregando que los organizadores "apreciarían mucho" la ayuda para disminuir el aumento en costos de otros servicios de la ciudad como los sanitarios, de transporte o montaje.

Los ganadores de los boletos serán contactados el domingo y se les dirá donde ir el lunes para recoger los pases y unas pulseras. Las entradas no serán vendidas.

La gran demanda por los boletos elevó las dudas por falsificaciones o reventas, lo que llamó a los organizadores a pedir a los seguidores que actúen responsablemente.

"Me avergüenzo por ellos que intenten tomar ventaja de esto", dijo Tim Leiweke, el presidente y director en jefe de AEG, la empresa de espectáculos que posee los recintos y que auspiciaba los conciertos de Jackson programados en Londres.

La última actuación de Jackson fue en el Staples Center. La noche anterior a su repentino ataque cardíaco ocurrido el jueves 25 de junio, el cantante ensayó allí para sus presentaciones.