La “guerra política” del DAS

De cómo en el organismo de inteligencia se fijaron estrategias para desprestigiar o dividir ONG y partidos políticos de oposición.

Utilizando amenazas o chantajes, distribuyendo panfletos, haciendo sabotajes a partir del “terrorismo incendiario” y fijando como estrategia el desprestigio a través de los medios de comunicación, la Dirección de Inteligencia del DAS promovió operaciones encubiertas, con recursos del Estado, para desinformar sobre ONG de Derechos Humanos, vigilar, presionar y desacreditar a magistrados de la Corte Constitucional —Humberto Sierra, por ejemplo, hoy ponente del fallo del referendo reeleccionista— e incluso “neutralizar la influencia” de la Corte Interamericana de Derechos Humanos o de la Oficina de la Alta Comisionada de DD.HH. de Naciones Unidas.

Es el último capítulo del bochornoso espionaje del DAS documentado por la Fiscalía. Un archivo de Power Point hallado por los investigadores, denominado “Guerra política”, detalla un completo manual para desarrollar montajes, instigar falsas denuncias para enlodar a ONG, deportar extranjeros incómodos para el Gobierno y hasta impedir la edición de libros con el fin de “generar división en el interior de los movimientos de oposición” o aumentar en la opinión pública los odios en contra de los detractores del Ejecutivo.

Las operaciones del DAS para desprestigiar

Amazonas: el objetivo es promover acciones en beneficio del Estado para las elecciones de 2006 y los blancos son: Frente Social y Político, Partido Liberal y Polo Democrático y Corte Constitucional. En la Corte, los magistrados Jaime Córdoba Triviño, Humberto Sierra, Jaime Araújo Rentería, Clara Inés Vargas y Alfredo Beltrán.

 La estrategia se define como desprestigio, presión y sabotaje.

Transmilenio: neutralizar las acciones desestabilizadoras de las ONG en Colombia y el mundo.

El objetivo es el esclarecimiento de vínculos con organizaciones narcoterroristas.

Operación Imprenta: el objetivo es impedir la edición de libros. Las estrategias: sabotaje y presión.

La acción: los servicios públicos, camiones de distribución, amenazas, guerra jurídica.

Operación Halloween: el objetivo es concientizar a la población sobre la realidad de la ideología comunista. La estrategia: el desprestigio.

La acción: publicación de 10 mil ejemplares de un libro.

Operación Arauca: el objetivo es establecer vínculos entre el Colectivo de Abogados José Alvear y el Eln. La estrategia: el sabotaje. La acción: intercambio de mensajes con cabecillas del Eln, los cuales serán encontrados durante el allanamiento.

Operación Intercambio: el objetivo es neutralizar la influencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. La estrategia: el desprestigio y el sabotaje.

La acción: alianza con servicios de inteligencia extranjeros, comunicados, denuncias en páginas web y guerra jurídica.

Operación Europa: el objetivo es la neutralización de la influencia del sistema jurídico europeo, Comisión de DD.HH. en Parlamento europeo, la Oficina de la Alta Comisionada de DD.HH-ONU y gobiernos nacionales.

La estrategia: el desprestigio. La acción: guerra jurídica.

Operación Risaralda: el objetivo es generar división entre altos funcionarios de Redepaz (Ana Teresa Bernal). La estrategia: investigación operativa, desprestigio y sabotaje.

La acción: comprobar actividades ilícitas de funcionario de Redepaz para obtener prebendas económicas por obtención de asilo político; comunicados y desvinculación de esquema de seguridad del DAS.

Operación Internet: el objetivo es generar controversia en torno a las ONG. La estrategia: el desprestigio.

La acción: emisión de comunicados a través de la creación de las páginas Corporación Verdad y Justicia y Servicio Colombiano de Información y Estadística para la Prevención del Conflicto. Se advierte que se hizo búsqueda preliminar en la internet con resultados negativos.

Operación Extranjeros: el objetivo es la neutralización de las acciones de los extranjeros en contra de la seguridad del Estado.

La estrategia: operaciones de desprestigio y presión. La acción: la deportación, comunicados y denuncias.

Operación Encuentro: el objetivo es resaltar la amenaza terrorista de las Farc y del Eln. La estrategia: sabotaje y el  desprestigio.

La acción se define en el II Encuentro de Víctimas de Crímenes de Lesa Humanidad, donde se deberá llevar propaganda (videos, afiches y plegables).

177212

2009-12-13T20:39:13-05:00

article

2009-12-13T20:39:13-05:00

ee-admin

none

Redacción Judicial

Judicial

La “guerra política” del DAS

33

4840

4873

Temas relacionados