Evo Morales acusa a EE.UU. de avalar a principales productores de coca

El mandatario de Bolivia rechazó el crítico informe anual sobre lucha contra el narcotráfico.

El presidente Evo Morales criticó que para lograr que Estados Unidos certifique la lucha contra el narcotráfico "hay que ser el primer productor de coca y cocaína del mundo" ya que, argumentó, Washington no penaliza a Colombia o Perú y sí a Bolivia.

Morales rechazó así el crítico informe anual sobre lucha contra el narcotráfico presentado recientemente por el departamento de Estado de EE.UU, donde se indica que el potencial de producción de cocaína en Bolivia ha aumentado un 50 por ciento desde 2005 y que el actual Gobierno permite una mayor producción de la coca.

Como ha ocurrido con anteriores informes, el presidente boliviano volvió a acusar a Estados Unidos de usar la lucha contra el narcotráfico con "fines netamente geopolíticos" y como "instrumento de control político de los países".

Morales destacó que Colombia y Perú, países que cuentan con la certificación por la que Washington concede ayuda económica y militar por sus esfuerzos en la lucha antidrogas, tienen respectivamente más de 90.000 y 60.000 hectáreas de cultivos de coca, frente a las 30.000 de Bolivia.

Añadió que, de esos tres países, Bolivia es la que recibe de Estados Unidos menos ayuda económica para combatir el narcotráfico, ya que se han presupuestado 19 millones de dólares en 2010, frente a los 199 millones que recibirá Colombia y los 38 millones destinados a Perú.

Así "para ser certificado por Estados Unidos y tener preferencias arancelarias hay que ser el primer productor del mundo de coca y cocaína" , concluyó Morales, quien recalcó que las cifras muestran el "veto político" de Estados Unidos con la excusa de la lucha contra el narcotráfico.

En este sentido, defendió que, durante su mandato, el combate contra las drogas está siendo más eficaz que los anteriores Gobiernos "neoliberales" de Bolivia a los que Estados Unidos, sin embargo, no descertificó.

Morales aportó varias cifras para demostrar que tanto los operativos antinarcóticos, como la incautación de cocaína y marihuana han sido muy superiores en los cuatro años de su primer mandato (2006-2010) frente a los logros de los Gobiernos del periodo 2000-2005.

A su juicio, la expulsión de la DEA (la agencia antinarcóticos de Estados Unidos) a finales de 2008 también ha contribuido a mejorar la eficiencia de Bolivia en la lucha antidrogas y concretamente la erradicación de cocales que antes de su Gobierno era "militarizada, con heridos y con muertos" y ahora es "concertada y pacífica".

"No tengo miedo a escuchar esas observaciones de Estados Unidos" , dijo Morales en relación al informe del departamento de Estado, al tiempo que garantizó que Bolivia va a seguir "redoblando" esfuerzos en el combate contra las drogas.

Sí admitió que se ha producido un aumento de 5.000 hectáreas de cultivos de coca entre 2005 y 2010, cuando pasaron de 25.400 a 30.500 hectáreas, a causa en parte de mayores cultivos en el trópico del departamento de La Paz, si bien señaló que se están haciendo "esfuerzos" para su erradicación.

En cualquier caso, el presidente boliviano resaltó que mientras que no se acabe con la demanda de cocaína "siempre habrá este problema" y se preguntó por qué en países como Estados Unidos "no hay una ley fuerte para atacar este mercado" .