Christopher Lambert habla de su experiencia rodando ‘Cartagena’

El actor francés protagonizó la película que lleva el nombre de la ciudad colombiana. En salas de cine.

Sus seguidores lo recuerdan como una especie de héroe épico gracias a los primeros personajes que interpretó en la pantalla grande. Sin embargo, al actor Francés Christopher Lambert estos nunca se les pegaron a la piel ni al ego, al punto que pudo fácilmente convertirse en Léo, un ebrio fracasado, para la película Cartagena, que dirigió Alain Monne y que se estrena en las salas nacionales este fin de semana. El mundo conoció a Lambert convertido en hombre mono, en salvaje que desprecia la civilización tras descubrir que quienes se decían ‘su especie’ habían enjaulado a su padre de crianza, un chimpancé africano. Este fue su Tarzán en Greystoke, la leyenda (1984).

Después, este actor de padres franceses nacido en Nueva York haría una de las películas más recordadas y taquilleras en la que interpretaba al escocés inmortal de Highlander. Hoy, lejos de estas grandes producciones y de los heroicos personajes que lo han llevado a la fama, Lambert logra que este hombre en la decadencia de su carrera encuentre una segunda oportunidad para él y para una mujer cuadripléjica.

Desde París, donde reside con su esposa, Sophie Marceu —con quien protagoniza este filme—, Christopher Lambert respondió a El Espectador vía telefónica.

‘Cartagena’ está basada en la novela de Eric Holder que tiene lugar en Aix en Province (Francia). En la versión cinematográfica la ciudad es muy importante. ¿Este cambio influenció su personaje?

De alguna manera yo llegué a Cartagena antes del rodaje para sentir la ciudad y descubrir qué le iba a dar ésta a mi personaje. La idea de Alain Monne (el director y guionista) fue mejor porque le da un sentido a Léo de volver a las raíces de la historia, y además le da la oportunidad de aislarse del mundo civilizado que él conocía después de haber tenido éxito y haber vivido un revés. Creo que Colombia y especialmente Cartagena tienen una atmósfera tan distinta de lo que él había vivido y para mí era fundamental tener un sentido de esto.

¿Cómo el trabajo con actores colombianos enriqueció su personaje de Léo?

Lo más importante para mí fue comprender la naturaleza de los colombianos. Yo conozco Argentina, Centroamérica y Brasil, pero en Colombia y el Caribe colombiano tienen otra forma de ser, de relacionarse con el mundo, que los otros países. Al conocer a las personas me siento en la mitad de la ciudad y miro a las personas, cómo actúan, cómo se mueven. Y lo que más me impactó de Cartagena es que las personas son extremadamente positivas. Incluso los más pobres tienen una actitud de que mañana sólo puede ser mejor que hoy. Esto me sirvió para lograr que mi personaje, ese hombre con tan baja autoestima, fuera más positivo de lo que hubiera sido si la historia se hubiera desarrollado en Europa. La esperanza de los cartageneros te hace sentir que todo será mejor al día siguiente.

Usted está casado con Sophie Marceau, sin embargo, su personaje logra hacernos sentir que en un principio se odian y construyen una relación completamente nueva. ¿Cómo trabajar con alguien que se conoce tanto?

Eso pasa porque cuando eres un actor y trabajas con alguien simplemente te metes en el personaje. Mientras yo era Léo, no veía a Sophie Marceau, te olvidas de ti mismo y te proyectas como el personaje que interpretas. Esa es la manera como trabajo, si el personajes conoce a alguien por primera vez, pues yo a esa persona jamás la he visto. Entre acción y corte yo estoy metido en una burbuja, soy otra persona: el personaje.

Nuestros boxeadores, la mayoría tienen historias dolorosas: de grandes triunfos y de grandes fracasos. ¿Se inspiró en algún personaje real?

No. No me gusta hacer eso porque no me gusta imitar o hacer la mímica de alguna persona real, sino crear un personaje desde dentro. Tienes que tratar de entender el personaje y crearlo a partir de tu personalidad, pero no puedes copiarlo. Desde el guión tuve que entender cómo era este personaje cuando estaba en la cima. Cómo bajó hasta el fondo y qué pasa con él. Siempre estoy enfocado en la historia, el guión y el personaje de la película.

¿Qué tanto del personaje del libro tiene su Léo, el de la película?

El guión era tan bueno que no quise leer el libro antes de terminar la película, pues no quería tener ninguna influencia del libro. El guión funcionaba tan bien que no quería tener la tentación de pensar que había algo mejor o distinto del libro.

Usted ha hecho grandes producciones y ha trabajado en la gran industria de Hollywood. ¿Cómo es trabajar en una producción pequeña con un director joven como Alain Monne?

No hay diferencia entre una megaproducción y un proyecto más pequeño para mí. Lo que considero más importante es la historia. El tamaño del proyecto no me importa siempre y cuando se esté haciendo una buena película.

Usted ha interpretado personajes muy recordados, como Tarzán o el Highlander.  ¿Ha sido difícil quitarse alguno de estos de la piel?

No. Yo soy ese tipo de actores que está en situación entre la indicación de ‘acción’ y la de ‘corte’, luego vuelvo a ser yo mismo sin ningún problema. En ese sentido no soy un actor de método. Es mi manera de trabajar: soy alguien más durante el rodaje y luego vuelvo a mí.

Usted ha ido y vuelto del cine de los grandes estudios y también ha trabajado de cerca con directores franceses. ¿Prefiere alguna manera de trabajar?

En el momento quiero trabajar algo más humano y más cercano a los sentimientos. El cine norteamericano en general es divertido y entretenido, pero entretenimiento no puede significar sólo acción. En muchas grandes producciones tengo la sensación de que tienen una tendencia a no ir lo suficientemente profundo en el sentimiento humano. Así que el año entrante estaré haciendo una gran película de acción con Nicolas Cage y será muy divertido, pero tengo la suerte de hacer otros proyectos que me permiten adentrarme en la naturaleza humana.

Los colombianos estamos acostumbrados a vernos en las pantallas de cine como traficantes de drogas o asesinos. ¿Usted cree que nos sentiremos orgullosos de nosotros en esta película?

Creo que Alain Monne hizo un gran trabajo dando una buena imagen de Cartagena. Una imagen completa de lo que es esta ciudad. Yo no oigo ni pongo atención a lo que dicen las películas o la prensa de las ciudades o de los países. Trato de hacerme una idea propia de cada lugar. Cuando estuve en Brasil no me dejaban salir solo. Un día me escapé con una persona del lugar para conocer el lugar y fue genial. Yo creo que uno atrae la violencia si uno tiene un carácter violento.

¿Cómo fue el trabajo con Margarita Rosa de Francisco?

Ella es una gran actriz, muy sensible y humilde. Hizo un gran trabajo y cuando uno ve la película en francés se sorprende de su fluidez y del gran trabajo que hizo.

235842

2010-11-19T23:59:00-05:00

article

2016-10-31T05:26:22-05:00

ee-admin

none

Christopher Lambert habla de su experiencia rodando ‘Cartagena’

68

7389

7457