Harold Bedoya: la piedra en el zapato del gobierno Samper