Adiós al 'señor taxista, déjeme por aquí'