No cesa el robo de los reductores de velocidad en Atlántico