Tragarse las joyas robadas, la nueva estrategia de los 'pillos'