Delincuentes vigilaban expendio de drogas con cámaras escondidas en zapatos