Ciclomotores, ¿demasiado rápidos para las ciclorutas?