Colombia, donde la justicia se hace por mano propia: las constantes golpizas a delincuentes