“Querido Niño Dios”, la conmovedora carta de una pequeña paciente