El error que por poco es tragedia en un hospital de Bogotá