Presunto ajuste de cuentas acabó con vida de un hombre al occidente de Bogotá