Terminó en Santander la instalación del Cristo más grande de Latinoamérica