¿Decir groserías es bueno para la salud? Parece que sí