Así convive Mockus con el párkinson