La vida se volvió mucho más sagrada: Mockus sobre el párkinson