Falsos positivos, ¿un fantasma que no desaparece?